LAS AULAS SE DEBERÍAN LLENAR DE EXPERIMENTOS Y DE PREGUNTAS

El Doctor Javier Santaolalla, (Burgos, España, 1982), estudió Ingeniería Superior en Telecomunicaciones en la Universidad de las Palmas de Gran Canaria, es licenciado en Física por la Universidad Complutense de Madrid (UCM), tiene un máster en Física Fundamental (UCM) y un doctorado en Física (UCM). y ha hecho un posdoctorado en la Universidad del Estado de Rio de Janeiro (Brasil).

Opina que biológicamente el ser humano “es fruto de la evolución y nos cuesta entender las cosas que no son parte de nuestra experiencia sensorial. Sólo oímos sonidos, vemos la luz que filtra la atmósfera, los colores las distancias, incluso las velocidades…, todo lo entendemos justo en la medida en que las sentimos. De ahí que la cuántica y la relatividad sean teorías que cueste tanto aceptar. […] Es pura evolución, producto de nuestra limitación como seres humanos. Aun así, y gracias a la ciencia, poco a poco se va conociendo más sobre el Universo y la naturaleza, y esta percepción va cambiando poco a poco”. JAVIER SANTAOLALLA, LA PERSONA DETRÁS DEL CIENTÍFICO.
Santaolalla ha creado, en YouTube dos populares canales: “Date un Voltio” (con más de 240.000 suscriptores) y “Date un Vlog”, sobre diferentes temas científicos que alcanzan más de 12 millones de reproducciones. Junto a otros compañeros ha creado el proyecto “Locos por la ciencia”, un programa de educación dirigido a jóvenes y profesores que busca despertar vocaciones científicas, así como ofrecer claves didácticas a los docentes. Afirma que fue la lectura del libro de Stephen Hawking: “Historia del tiempo”, en que conoció sobre los “agujeros negros, los agujeros de gusano, la relatividad, la cuántica, la expansión del universo, la antimateria, los quarks… Cosas que no había oído yo en mi vida, y leer esto a mí me generó mucha curiosidad. Pero me generó una cosa muy interesante, y es que me di cuenta de que la física que yo había estudiado en el colegio era una física dedicada a resolver problemas”.

Siguiendo con nuestra serie APRENDAMOS JUNTOS, PARA SUMAR POR LA EDUCACIÓN, compartimos por motivos únicamente educativos, parte de la publicación de El País (España), BBVA y Editorial Santillana, en la cual el Doctor Javier Santaolalla, dialoga con un auditorio de profesores y estudiantes. Entregamos los enlaces del video completo y el momento más destacado, así como partes del diálogo. Deseamos que esta publicación sea una invitación para ingresar al enlace que señalemos al final y tener la información completa. Hacemos presente que las letras en negritas y cursivas son nuestras.
LAURA: Yo soy profesora de Primaria, he venido con algunos alumnos y me gustaría que les explicaras por qué es importante la física y si nos podrías dar un ejemplo práctico de su uso en la vida diaria.
JAVIER SANTAOLALLA: “[…] no hay más que mirar alrededor. La luz nos está iluminando, sin esta luz estaríamos a oscuras. Mucha gente nos está viendo gracias a la tecnología, a internet, a las cámaras… Estamos rodeados de tecnología por todos lados, y hace que nuestra vida sea más cómoda. La tecnología y la ciencia nos hacen la vida más cómoda, y al final ha sido el motor que ha hecho que la civilización se desarrolle. […] Nuestros valores están muy fundamentados en la forma en que entendemos el mundo. La ciencia es un gran elemento que aporta estos valores a la sociedad. Los valores de la ciencia son valores como el trabajo, la disciplina, compartir, cooperar, colaborar, la humildad, la pasión. Todos los procesos que ocurren en nuestro cerebro se pueden entender a través de conexiones eléctricas entre neuronas, los procesos químicos que ocurren en nuestro cuerpo. […] Por qué cuando ves, los ojos crean una figura tridimensional. Constantemente estamos aplicando la ciencia, muchas veces somos inconscientes de ello, pero nuestros cuerpos son máquinas de traducir leyes físicas. Somos auténticos monstruos de las leyes de la física y no lo sabemos. ¡Y luego suspendes un examen, desgraciado! […] Somos físicos en potencia, llevamos un físico dentro y muchas veces no nos damos ni cuenta.”
LA MEJOR FORMA DE APRENDER CIENCIA ES UTILIZAR TU CURIOSIDAD (MOMENTO DESTACADO 4´12”)

CÉSAR: … En tu libro hablas de la inteligencia física, ¿podrías decirnos qué es y cómo podríamos desarrollar esta inteligencia física en los niños y en los jóvenes?
JAVIER SANTAOLALLA: “Cuando nacemos, nacemos con una serie de herramientas heredadas, que las tenemos aquí porque la evolución las ha sellado en nuestro código. Y esas leyes son leyes físicas. Sin necesidad de saber física somos conscientes de que, si flexionamos y soltamos, vamos a saltar. No hace falta que seas un gran físico para entender el mecanismo que estás haciendo. […] Eso es inteligencia física. Y está en nosotros porque se crea de manera natural cuando nacemos. […] La curiosidad es el mecanismo que tiene el ser humano y que está codificado en el ADN, para hacer que esta inteligencia física innata se amplíe. […] hace que nos preguntemos: ¿Por qué el cielo es azul? ¿Por qué llueve? ¿Por qué, de repente, si yo lanzo una cosa por una pendiente se acelera? Son cosas que con la razón y los experimentos uno va desarrollando, haciendo que comprenda mejor el lugar en el que vive, que es, al final, el instrumento que tiene el ser humano para sobrevivir. […]”.
“TODOS SOMOS TATARANIETOS DE UN CIENTÍFICO”  (VIDEO COMPLETO 1h 14´ 17”)

ANA: […] la Física, en la escuela, es una de las asignaturas más difíciles de aprobar, ¿cómo piensas que esto podría cambiar? ¿Hay otra manera de enseñar?
JAVIER SANTAOLALLA: “[…] La realidad es que hay muchas cosas que se pueden mejorar. La labor de los docentes en España está muy poco valorada, por lo menos no está al nivel, posiblemente, de lo que merecen. Profesores con condiciones muy duras a la hora de elaborar sus clases, aulas masificadas, poco tiempo, poco presupuesto, poco reconocimiento social, es superfácil criticar la labor del docente… […] Se valora muy poco la labor de estos grandes héroes y heroínas que, día a día, se levantan con la ilusión de crear generaciones que sean mejores que nosotros, de crear personas y profesionales que van a tomar el impulso de crear algo diferente y mejorar el lugar en el que vivimos. […] Y una cosa que se está haciendo es que se está rompiendo completamente la forma en que se aprende. Cuando un profesor va a clase y se pone a responder a preguntas utilizando las ecuaciones, está yendo al final del proceso de aprendizaje, porque hemos dicho que, naturalmente, aprendemos con el método científico. […] Todos trabajamos usando el método científico, todos. […] ¿Por qué no comenzamos haciéndonos preguntas? […] yo creo que las aulas se deberían llenar de experimentos y de preguntas. Y las preguntas deberían ser respondidas por los estudiantes. Sería muy bonito ver aulas donde se generan hipótesis, donde se hacen experimentos, donde se plantean dudas… Y, sobre todo, una cosa muy bonita que para mí es fundamental y que he dicho antes, una clase de física es todo el mundo. Mi laboratorio es la calle, mi laboratorio es la vida, mi laboratorio es el universo. Ojalá que una clase de física tenga esa visión de: mi clase de física es el universo”.
GABRIEL: Hola, Javier. Te quería preguntar cómo crees tú que influyen los avances de la ciencia y los avances de la tecnología, que son inmensos, a la hora de llevarlos hacia la educación, en el ámbito educativo. 
JAVIER SANTAOLALLA: “La verdad, es que como cualquier otra herramienta es un utensilio que puede ser utilizado a favor, pero claramente también tiene sus riesgos. Lo cierto es que internet y las nuevas tecnologías son un arma de doble filo. […] en vez de nativos digitales muchos son huérfanos digitales. Porque nacen con esa capacidad y esa tecnología en su mano, pero muchas veces, no son instruidos o educados en cómo usarla. […] las tecnologías están al servicio de cosas cómo la educación, pero es muy importante saber aplicarlas y utilizarlas. En ese sentido, están cosas tan interesantes como el tema de la gamificación en el aula, que son metodologías donde se usan los beneficios de los videojuegos en cuanto a adicción, a ganas, al reto, a intentar conseguir siempre la victoria, la competitividad usarla para bien, para el aprendizaje. […] para mí, es muy importante tener en mente eso de que sean herramientas y no que seamos esclavos de ellas”.
PEDRO: ¿Qué grandes misterios de la física quedan aún por resolver? … ¿Qué mensajes querrías lanzar a los educadores y a los padres para mejorar la educación de los niños del futuro?
JAVIER SANTAOLALLA: “Está el dicho este de: “Daría la mitad de lo que sé por la mitad de lo que desconozco”. Este es un tipo listo, porque lo que sé es chiquitito y lo que desconozco es muy grande. Y esta es una de las cosas de las maravillas de la física. En particular, en general, de la ciencia. El hecho de que haya tantas cosas por descubrir. […] La física, muchas veces, toca la filosofía. Y esta es una de las cosas que a la gente que le gusta entender el universo más le gusta. […] Y por eso te digo que, quizás, la pregunta más abierta y más interesante de la ciencia es la pregunta que nunca se hizo. […]”.
RODRIGO: A mí me sorprende mucho cuando decís que veis belleza en fórmulas con letras y números y mi pregunta es: ¿dónde veis esta belleza?
JAVIER SANTAOLALLA: “[…] ¿Cuándo algo es bonito? Tienen dos cosas, tienen la belleza estética y la belleza práctica. […] desde hace 100 años, el ser humano dio un grandísimo salto. Y es que, más allá de descubrir cómo funciona el universo a través de hacer un experimento se empezaron a hacer ecuaciones que permitían desvelar misterios del universo. […] Es la belleza de cómo el intelecto humano puede, simplemente con la razón, entender cómo funciona el universo más allá de lo que ve. Es traspasar los límites de lo etéreo, de lo físico, te das cuenta de cómo con una ecuación Hawking puede entender qué había antes del Big Bang sin necesidad de ir antes del Big Bang. […]”.
La transcripción completa de este conversatorio lo puede Usted leer aquí: “EL FUTURO DE STEPHEN HAWKING SE LLAMA MARÍA, ALBERTO O CRISTINA”
Esta publicación corresponde a SERIE DE VIDEOS: APRENDAMOS JUNTOS, PARA SUMAR POR LA EDUCACIÓN
“Las preguntas son infinitas y siempre va a haber un ‘por qué’ más allá. Esto es parte del misterio de la física y lo que la hace tan atractiva. Si ya estuviera todo resuelto no sería una cara tan bonita.” (El Tiempo, Colombia, 16/08/2017))
REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF
La entrada LAS AULAS SE DEBERÍAN LLENAR DE EXPERIMENTOS Y DE PREGUNTAS se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.

[JORGE LÓPEZ-GUZMÁN] MANIFIESTO POR LA REIVINDICACIÓN DE LOS SUEÑOS EN LAS AULAS DE CLASE

El presente manifiesto propende por la reivindicación de los sueños de los estudiantes y docentes en las diferentes aulas de clase, donde los exámenes, trabajos y calificaciones sean vistos como secundarias, ya que lo fundamental será determinado por los diferentes sueños que se van configurando a través de los años en las diferentes asignaturas.

Por lo tanto, el mayor desafío que se debe afrontar es cambiar el mundo desde las aulas, donde estudiantes y docentes conciban sus sueños como el mayor impulso para forjar cambios estructurales en sus contextos y cotidianidades, entendiendo que las aulas de clase son el lugar más representativo de la opresión u liberación del espíritu humano.
Es así como cada estudiante desde sus ideas y reflexiones debe ser estimulado a cambiar el mundo, y ese mundo por cambiar empieza por valorar y reivindicar los sentimientos y emociones dentro de las aulas. No es posible un proceso educativo o práctica pedagógica sin la reivindicación de los sueños colectivos e individuales, y esto se logra cuando se conjuga el conocimiento con las conmociones.

Por ende, los docentes deben conocer las realidades de sus estudiantes si desean que el proceso de enseñanza-aprendizaje tenga como resultado que cada clase sea única e irrepetible, siendo más que una clase magistral, una narración de historias fabulosas que oscilen entre la realidad y la fantasía e inciten a soñar a los estudiantes, esa debe ser la principal razón de la dedicación a la docencia, poder enseñar a soñar, reivindicar los sueños y brindar algunos elementos para que el estudiante en su trasegar diario pueda cumplir con ellos.
En consecuencia, no hay lugar más icónico y sublime que un pupitre de clase donde se edifican las subjetividades y experiencias más representativas del niño o niña que se convertirá en adulto, y sus ideas se convertirán en sueños, y esos sueños en el mayor obsequio que un docente le puede brindar a un estudiante. En este sentido, reivindicar los sueños, debe ser una apuesta más allá de lo institucional, donde toda temática debe ser acogida con la mayor gratitud y emoción por parte de los estudiantes, permitiéndoles relacionar su realidad con lo visto en clase.
Finalmente, el presente manifiesto es una invitación para que docentes y estudiantes, pierdan el miedo a soñar en las aulas, no permitan que cada una de las ideas que se vislumbran en el quehacer diario se disipen en medio de la tradicionalidad y la costumbre que imponen las instituciones educativas. Es tiempo de dar un vuelco a los procesos educativos y prácticas pedagógicas, es tiempo de soñar, es tiempo de cambiar el mundo desde las aulas de clase.

Autor: Jorge A. López-Guzmán
Politólogo, Antropólogo, Especialista en Gobierno y Políticas Públicas, Maestrante en Gobierno y Políticas Públicas.
Universidad del Cauca. Popayán, Colombia.
lopezg@unicauca.edu.co

.
La entrada [JORGE LÓPEZ-GUZMÁN] MANIFIESTO POR LA REIVINDICACIÓN DE LOS SUEÑOS EN LAS AULAS DE CLASE se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.

LAS AULAS SUPERPOBLADAS NO AYUDAN AL PROCESO DE ENSEÑANZA – APRENDIZAJE

Docentes advierten que la superpoblación puede dificultar el aprendizaje, mientras que en muchos edificios las aulas son pequeñas y apenas queda espacio para circular entre los bancos o carpetas. “No se puede llegar al fondo del salón porque no hay pasillos entre banco y banco, no hay lugar”.
Ante esta realidad, es necesario desarrollar estrategias de enseñanza que promuevan la participación de todos “como el trabajo en grupo o la socialización de los temas tratados en las clases”.

Si no se logra la atención de la clase, “los chicos pierden el interés, hablan y se mueven”.
“Aparecen así,  problemas de conducta, se atrasan con la carpeta y bajan las notas”.
A continuación compartimos con fines educativos y pastorales la publicación del blog Educación quienes hacen una reflexión sobre el tema de la sobrepoblación de estudiantes en las aulas y que impacto negativo tiene en los alumnos.
Aulas superpobladas
Entre los problemas que plantea en la actualidad el proceso de enseñanza-aprendizaje, uno muy importante es la cantidad de niños que están en una misma aula a cargo de un solo docente. Si bien es bueno que se atienda a la diversidad y a la inclusión, esto debe hacerse responsablemente y reconociendo las limitaciones que tiene un único ser humano, el maestro, por más voluntad y capacitación que tenga, de atender las necesidades personalizadas de más tres decenas de niños, que la mayoría de las veces ni siquiera tienen un espacio físico adecuado que los contenga cómodamente, ya que faltan sillas, mesas de trabajo y material didáctico, para tantos niños.

La UNESCO, en el Pronunciamiento de Tailandia (Educación para todos) estableció un máximo de treinta alumnos por curso para que pueda darse una educación de calidad. Por supuesto, que haya pocos educandos no significa indefectiblemente que se hará un seguimiento individualizado, que habrá más motivación, más diálogo, interacción y explicaciones, pues eso dependerá además de que el maestro tenga aptitudes, vocación y conocimientos; pero en un aula superpoblada un docente por más que lo intente y tenga las mejores herramientas se encontrará con un obstáculo numérico que sobrepasa los límites humanos.
¿Cómo observar a más de treinta alumnos? ¿Cómo evaluar día a día su compromiso? ¿Cómo motivarlos de acuerdo a su tipo de inteligencia? ¿Cómo armar un debate sin que se genere un caos? ¿Cómo escucharlos a todos?
Es por ello, que las aulas deben contar con un número mínimo de 12 o 15 niños, para poder trabajar en grupos, crear espacios de debate y puestas en común; y un máximo que no supere los treinta.
Para el maestro es un desgaste físico y mental enorme, que genera muchas veces pedidos de licencias, atender a tantos chicos, corregir sus tareas, mantener un clima adecuado, poner límites, ser escuchado; y para los alumnos es muy difícil escuchar en un aula ruidosa, poder intervenir, concentrarse en sus tareas, sentirse parte de un grupo, pero a su vez reconocido en forma individual.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Educación en la siguiente dirección: ideasqueayudan.com
La entrada LAS AULAS SUPERPOBLADAS NO AYUDAN AL PROCESO DE ENSEÑANZA – APRENDIZAJE se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.