CÓMO ESTIMULAR E INCULCAR LA LECTURA DESDE ANTES DE QUE APRENDAN A LEER

La Redacción de ABC (Madrid) publica el artículo que compartimos con fines educativos – pastorales, que trata de responder a la pregunta “¿cómo hacemos que los niños muestren interés en los libros existiendo otras alternativas?”, ante las tabletas y los teléfonos inteligentes, ante un internet invasivo e incontrolable, ante una sociedad que camina a velocidad digital, en espacios familiares cada vez más escasos de encuentros físicos, …
El escritor y filósofo norteamericanos dijo: “En muchas ocasiones la lectura de un libro ha hecho la fortuna de un hombre, decidiendo el curso de su vida”, y es posible que nos sea provechoso conocer estos cinco consejos “para [quizá] convertir a un niño en un gran lector.

Cinco consejos para convertir a un niño en un gran lector
Es importante saber elegir el adecuado al momento, a la edad y a la etapa de aprendizaje que el niño esté viviendo.
En una ocasión el escritor argentino Jorge Luis Borges dijo: «De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo… Solo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria». Y es que los libros son una ventana paralela, una vía de escape por la que adultos y niños hacen volar su imaginación y crean historias únicas. Por medio de la lectura se adquiere una gran cantidad de conocimientos que ayudan a mejorar en el día a día, favoreciendo el desarrollo afectivo y psicológico del individuo. Es muy importante que desde bien pequeños se adquiera el hábito de la lectura, para tener un léxico amplio y, también, para absorber diferentes conceptos éticos.

«Los niños que están acostumbrados a leer y que tienen una rutina y unos hábitos de lectura, consiguen un mayor vocabulario, una mayor comprensión lectora y, además, cometen menos faltas de ortografía durante la escritura, algo fundamental durante esta larga etapa de aprendizaje escolar», comenta Sergio Díez, responsable del servicio de biblioteca del colegio Brains.
Pero, ¿cómo hacemos que los niños muestren interés en los libros existiendo otras alternativas? Sergio Díez, tiene una respuesta clara: «Su primer contacto se produce, en algunas ocasiones, cuando comienzan la etapa escolar y acaban relacionando los libros de texto con el estudio es decir, con la obligación y el aburrimiento. El interés por la lectura debe ser estimulado e inculcado desde bien pequeños, incluso desde antes de que aprendan a leer. Debemos ofrecer libros como una forma más de diversión, como una alternativa de juego más».
Aunque, «no todos los libros valen para potenciar la lectura – indica el responsable de la biblioteca— es importante saber elegir el adecuado al momento, a la edad y a la etapa de aprendizaje que el niño esté viviendo».

Cinco consejos para convertir a un niño en un gran lector:
1. El libro debe ser visto como un juguete.
Desde muy pequeñitos tienen que tocarlos, jugar con ellos, investigar… Esto es esencial para que, cuando crezcan, no vean los libros como algo aburrido.
2. Obligar a leer es un gran error.
Hay que conseguir que los niños lean por su cuenta y esto se logra cuando ven la lectura como una satisfacción.
3. Visitar librerias
Pedir consejo y visitar las bibliotecas puede ser muy útil para dar con el libro y el entorno adecuado ya que, en muchas ocasiones, no sabemos qué libro es el más recomendado para cierta edad o para ciertos niños. Que el libro enganche es clave para que no pierdan la rutina de lectura.
4. Dejar que los niños elijan el libro.
Los pequeños tienen que encontrar los libros que más les atraigan y se ajusten a sus aficiones. Eso sí, siempre hay que revisar que el contenido y el vocabulario es el adecuado a su edad. Además, esto también le sirve para aprender a escoger, algo que a los niños les cuesta mucho.
5. Y lo más importante…¡
Los mayores deben predicar con el ejemplo y leer! Si queremos que los niños lean deben ver que los mayores leemos, ya que normalmente tienden a imitar los comportamientos de los adultos que les rodean. Así que… ¡todos a leer!

Este contenido ha sido publicado originalmente por ABC Familia (España) en la siguiente dirección: abc.es 
La entrada CÓMO ESTIMULAR E INCULCAR LA LECTURA DESDE ANTES DE QUE APRENDAN A LEER se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.

LOS NIÑOS BIEN EDUCADOS EN CASA SE PORTAN BIEN EN LA ESCUELA

Los niños y los adolescentes de hoy en día son más maleducados que nunca. Parece que las familias no cumplen su función de educar. Aunque a lo mejor no es algo tan nuevo, porque creo que esto siempre ha pasado, mis abuelos también creían que los jóvenes no tenían (buena) educación; también lo creyeron mis padres y lo piensan actualmente muchos ciudadanos mayores de 40 años.

Ir a comer con los niños a un restaurante, por poner un ejemplo, puede ser más estresante para los padres que aprobar unas oposiciones para notario. Los camareros, el resto de clientes, padres y madres sentados en otras mesas les evalúan, examinan si sus hijos están (bien) educados o no. [Eva Bailén] Se aprende en la escuela y se educa en casa.
A continuación compartimos con fines educativos – pastorales la publicación del blog Familias Latinas en donde Jimena Isaza escribió un artículo de ayuda para los padres de familia para desarrollar un plan que les permita estructurar claramente cuáles son las expectativas y cuáles son los límites que deberán establecer para poder ayudar a criar a sus hijos de forma adecuada  y esto se vea reflejado en cualquier ámbito.
La Disciplina en el Hogar: Una tarea de todos
Para tener una vida de familia agradable y que nuestros hijos se comporten de manera adecuada es fundamental que establezcamos límites y reglas de comportamiento.
Para esto, debemos adoptar una actitud de maestro y entrenador de nuestros hijos, y transmitirles a través del amor y la disciplina los parámetros de comportamiento deseados. Usted y su pareja son los principales educadores de los hijos y para esto, el primer paso es ponerse de acuerdo en cuáles son los valores y creencias que quieren transmitir, y diferenciar entre lo que es aceptable o no para la familia.
Para poder lograr una comunicación eficaz entre padres e hijos, debemos desarrollar un plan que nos permita estructurar claramente cuáles son nuestras expectativas y cuáles son los límites que vamos a establecer. Al principio los niños tienden a resistir el cambio pero una vez vean que usted como papá o mamá está siendo consecuente con lo que cree y dice, los niños se dan rápidamente cuenta que esas son las reglas y se adaptan ágilmente. La clave es que como padres tengamos muy claro lo que creemos y decimos, y mantenernos firmes con las consecuencias.
Para esto es importante seguir los siguientes pasos:
1.Desarrollar un Plan
La base de la disciplina con los hijos es una buena comunicación. Esta se logra a través de ser muy claro cuando les explicamos a los niños nuestras expectativas de comportamiento en la casa y el colegio, teniendo en cuenta que ellos entendieron lo que estamos diciendo. Para que esto suceda de forma exitosa, es primordial que la pareja y las personas involucradas en la educación de los hijos se sienten con papel y lápiz, y escriban cuáles son las reglas de la casa, lo que esperan de los niños y cuáles son las consecuencias por no cumplirlas. Es importante que los padres las escriban, porque generalmente cada uno de nosotros tiene distintas expectativas y formas de disciplinar a los niños.

Tenga muy claro que el niño entiende y sabe cuáles son las conductas que no se aceptan en casa.
De forma clara y concisa explíquele al niño cuál es la consecuencia y los pasos a seguir si el mal comportamiento continúa.
Enséñele a su hijo cuál es el comportamiento adecuado que usted espera cuando se comporta de forma incorrecta.  Y explíquele el POR QUÉ de no comportarse así.

2.Manejo de las rabietas o pataletas
Si su hijo o hija le dan rabietas constantemente, es necesario que el pediatra lo revise para descartar cualquier razón médica de este comportamiento. Si no hay ninguna explicación médica, debemos establecer cuál es la razón que motiva al niño a tener las pataletas.
Las preguntas que debemos hacernos son las siguientes:

¿Está el niño tratando de llamar su atención positiva o negativa?
¿Le dan pataletas cuando quiere evadir alguna situación? Por ejemplo cuando no quiere quedarse sentado en la mesa con la familia a la hora de la cena.
¿Llora para pedir comida, un objeto o algo especial?
¿Le dan más pataletas cuando está en casa o en el parque?

Child being Scolded
Una vez que hayamos determinado cuál es la razón detrás de la pataleta, es importante que su hijo NO OBTENGA LO QUE QUIERE cuando hace una rabieta. No le dé su atención, ni el jugo, ni el juguete, ni lo que lo esté motivando para comportarse así.
Lo más difícil para los padres de hoy es tener que tomar medidas extremas durante una pataleta, pero es la única solución para cambiar este comportamiento. Cuando su niño esté llorando y con una rabieta, debe dejarlo en un lugar seguro pero que usted lo pueda ver y vigilar de lejos. Si se encuentra en un lugar público, llévelo al carro o a una esquina y déjelo llorar mientras usted lo vigila, no se angustie por las miradas de otros. Todos hemos pasado por la misma situación. Luego debe ignorarlo hasta que se le pase la rabieta. No lo mire, no le hable, no le ponga atención. Dejarlo en su cuarto cuando tiene una rabieta no es recomendable, ya que empieza a asociar el lugar de juego y descanso con la rabieta. Esto tomará varios días, hasta que el niño se da cuenta que no recibe su atención cuando le da una pataleta.
El siguiente paso es enseñarle al niño cuál es la manera correcta de pedir las cosas. Necesita aprender el comportamiento opuesto a lo que está haciendo para poder cambiar,  y para eso los padres deben enseñárselo. También es importante que los niños sepan cómo decirnos que se encuentran frustrados y necesitan ayuda.
3.El castigo constructivo
La disciplina positiva y los límites les enseñan a los niños a pensar antes de tomar la decisión de portarse mal.  De ahí, la importancia de los padres cuando ponen limites y reglas a los hijos. El castigo consiste en quitarle al niño ciertos privilegios, no en pegarle o maltratarlo física o emocionalmente.
Es importante que los padres decidan cuáles privilegios no recibirá el niño si comete una falta, para que así haya coherencia entre ellos. También es necesario entender cuál es la razón por la que el niño no se está comportando. Por ejemplo, ¿qué motiva a su hijo portarse así? ¿Será que necesita más atención? ¿Quiere un juguete? ¿Quiere solamente un abrazo? ¿Quiere estar solo? ¿No quiere comer en ese momento? ¿Se quiere ir a dormir?
Los padres tienen que entender que el castigo funciona cuando se utiliza solamente de vez en cuando, y no todos los días, ya que así pierde validez. También hay que enseñarle al niño al menos dos comportamientos deseables para reemplazar el que no nos gusta. Cuando el niño se rehúsa a hacer algo, como por ejemplo vestirse, y tiene que hacerlo; el padre o madre puede ayudar a vestir al niño con una caricia, manteniendo la calma. No debemos hablar, ni discutir, ni regañar, y menos entrar a debatir por qué se tiene que vestir. El mensaje que se le está mandando al niño, es que él tiene que vestirse y no hay más opciones.
4.Establecer limites y reglas
La tarea más  importante de los padres es aprender a poner límites, lo cual le enseña a los niños a tomar la decisión correcta sabiendo que hay una consecuencia negativa o positiva de acuerdo a su comportamiento.Esto le enseña al niño a que su conducta tiene una consecuencia y que el niño tiene el poder de obtenerla o no. Es necesario recordar los siguientes puntos cuando establecemos límites con nuestros hijos:
El Amor: Toda la disciplina, los limites y las reglas deben establecerse con amor.
El Respeto: Debemos respetar a nuestros hijos y demostrárselo a través de nuestro comportamiento. Así ellos aprenden a respetar a los padres y a sí mismos.
Un Modelo de Comportamiento Positivo: Parte de nuestra responsabilidad como padres es ser un modelo positivo de cómo se hacen las cosas. Así les enseñamos a los niños cómo tratar a los demás con cortesía y respeto.
La enseñanza. Debemos enseñarle a nuestros hijos dos  o tres comportamientos positivos que reemplacen un comportamiento que no queremos que tengan. No se trata solamente de castigar la conducta no deseada, sino enseñarles cómo se deben hacer las cosas y qué esperamos de ellos.
Ser Consistente. Cuando se establecen reglas en el hogar deben hacerse cumplir desde el primer día, y aplicar la consecuencia en el instante. Los niños aprecian y necesitan estructura, reglas claras y consecuencias de sus actos. Esto debe hacerse en un ambiente de amor y respeto. Cuando actuamos de esta manera, les transmitimos a los hijos seguridad y tranquilidad. La consistencia de respaldar nuestras palabras con acciones (quitar o dar privilegios) tiene un efecto positivo para que nuestros hijos se porten bien.
Recuerde que la educación y la disciplina requieren un aprendizaje constante por parte de padres e hijos y que toda disciplina debe ser basada en el amor y el respeto  para que obtengamos resultados positivos.
Si usted como padre ha puesto en práctica estas sugerencias y no ha obtenido resultados positivos, no dude en buscar ayuda profesional y  utilizar los recursos que existen en su comunidad.
Este contenido ha sido publicado originalmente por Familias Latinas en la siguiente dirección: familiaslatinas.com
Notas relacionadas con la educación en casa:

La familia es escuela de humanidad, es la primera escuela para todos. Los valores que se deben trabajar en casa, dando click aquí.
Educar tanto la cabeza como el corazón, lo académico y lo emocional y cómo evitar ser infectado por la energía negativa, dando click acá.
Qué se debe aprender en casa y qué en la escuela, dando click de este lado.

La entrada LOS NIÑOS BIEN EDUCADOS EN CASA SE PORTAN BIEN EN LA ESCUELA se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.

¿CÓMO FOMENTAR UNA AUTOESTIMA ADECUADA EN EL NIÑO?

La autoestima infantil está estrechamente ligada con su felicidad y tener una autoestima adecuada es vital para la vida y el desarrollo infantil.
Así lo demuestra la Sociedad de Psiquiatría Infantil de la Asociación Española de Pediatría al afirmar que los pequeños que tienen una autoestima adecuada poseen más amigos y se llevan mejor con ellos, se sienten más seguros de sí mismos y confían más en sus decisiones, a la vez que son capaces de discernir lo que hacen bien o mal. También se ha apreciado que una autoestima infantil adecuada estimula el desarrollo de diferentes habilidades cognitivas en los niños, mejora su empatía, potencia la asertividad y mejora su aprendizaje.

Sin embargo, la autoestima adecuada no se desarrolla al azar. La autoestima se va forjando con el paso del tiempo y está determinada por la percepción que los padres y el resto de las personas tienen del niño. Por tanto, si queréis que vuestro hijo desarrolle una autoestima sana, debéis transmitirle una percepción positiva de sí, haciéndole saber que le valoras.
¿Cómo fomentar una autoestima adecuada en el niño?
1. Destaca su esfuerzo y logros
Tan importante como celebrar los logros del niño, es destacar su esfuerzo, empeño y nivel de compromiso. De esta manera no os centraréis simplemente en el logro y los resultados alcanzados sino en el camino recorrido, que en muchos casos es más importante. Por eso, aunque el resultado no sea perfecto, destaca el esfuerzo.
2. Dale libertad
No intentéis educar a vuestro hijo dentro de una burbuja, sobreprotegiéndolo y limitando su libertad de acción. Este estilo educativo no solo restringirá las posibilidades de vivir nuevas experiencias que le permitan desarrollarse sino que también afectará su autoestima y la confianza en sí mismo. Si siempre resuelves sus problemas y tomas las decisiones por él, jamás podrá ponerse a la prueba y saber hasta dónde puede llegar por sí solo.
3. Préstale la atención que necesita
Dedicarle tiempo a los niños no solo es un acto de cariño sino también una responsabilidad. Cuando los padres pasan tiempo de calidad con su hijo aprenden a conocerlo y a conectar con el pequeño, creando un vínculo emocional que será la base de su autoestima. Así el niño comprenderá que estaréis a su lado siempre que lo necesite.

4. Evita etiquetarlo
Para desarrollar una autoestima adecuada en el niño, es conveniente evitar las etiquetas. De hecho, adjetivos como “torpe” y “vago” son tan negativos como “artista” o “genio” ya que todos, de una forma u otra, limitan al niño dentro de una etiqueta que, a la larga, será un peso enorme en su vida.
5. Dale responsabilidades
Una manera para estimular la autoestima del niño y hacerlo sentir más independiente y autosuficiente consiste en permitir que forme parte de algunas de las tareas y decisiones del hogar. De esta manera estaréis fortaleciendo su autoconfianza y seguridad. Comienza por cosas pequeñas, pidiéndole que te ayude a secar los platos o a poner la mesa y poco a poco ve dándole más participación y preguntándole su opinión en diferentes temas de la familia.
6. Quiérelo incondicionalmente
Es importante que el niño no solo se sienta protegido y seguro sino que también se sienta amado. El cariño es la mejor manera para ayudarle a desarrollar y fortalecer su autoestima y la confianza en sí mismo. Los besos, los abrazos y los mimos son válidos pero también debéis demostrarle que lo quieres incondicionalmente con hechos y actitudes. Hacedle saber que aunque se equivoque, estaréis a su lado para apoyarle.
7. Evita compararle
Comparar a vuestro hijo con sus amigos u otros niños no es una buena idea. Si la comparación es negativa estaréis dañando profundamente su autoestima y si es positiva le añadiréis una presión innecesaria que muchos niños no son capaces de sobrellevar. Por eso, es mejor evitar las comparaciones, destacad simplemente sus cualidades positivas y cuando tengáis que hacer una crítica, aseguraos de que sea constructiva.
Este contenido ha sido publicado originalmente por Etapa Infantil en la siguiente dirección: etapainfantil.com
La entrada ¿CÓMO FOMENTAR UNA AUTOESTIMA ADECUADA EN EL NIÑO? se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.