[ERNESTO GONZÁLEZ] ¿911?

Visualizar estos 3 dígitos 9-1-1, al menos en el mundo occidental (creada en el año 1963; para américa latina suelen utilizarse otros códigos), nos vincula automáticamente a una llamada de auxilio o emergencia vía telefónica, responde un(a) operador(a) e indaga situación, qué sucede, localización (aunque la llamada en sí, genera el lugar) y otros. La interrogante, la dirijo ¿a quién llamar? cuando en una institución, ante un cambio de dirección donde las cosas comienzan con ciertas trabas, “ruidos”, en que no se tuvo en cuenta al menos la situación de la administración anterior (fortalezas – oportunidades- debilidades- amenazas) y simplemente se intenta establecer un nuevo “sello personal”.

Suele darse el caso de directivos que están frente a una institución por años, consolidando prestigio por su liderazgo, experiencia misma a lo largo de su vida – ideal si tiene una formación pedagógica, reitero ideal – al haber ejercido la profesión como docente de base a través de diferentes niveles de educación (primaria, secundaria y universitaria), así como una de las cualidades o virtudes que en lo personal es vital para un educador y lo es: la comunicación con su entorno (profesores, estudiantes, administrativos, personal de apoyo, padres de familias), cuyas palabras deberá demostrar dominio de los procesos educativos  cumplimiento de lo establecido en los reglamentos, normas, tolerante, flexible y exigente.
A lo anterior se suma la sencillez, accesibilidad, saber escuchar, discernir y tomar las mejores decisiones preferentemente avaladas por un equipo de trabajo (consejo), si fuese así diría ¡EUREKA!, famosa interjección atribuida al matemático griego Arquímedes de Siracusa (287-212 a. C.), hoy en día empleada como celebración de un descubrimiento, hallazgo o consecución que se busca con afán. Hecho que me induce a la revisión del perfil de la nueva autoridad por parte de las instancias superiores que correspondan y sobre todo cuando el saliente era de “armas tomar”, entiéndase sacar las cosas adelante.Click para Twittear

No todos nacen o nacemos para una ocupación específica, lo cual crea un camino no tan lineal y en ocasiones escabroso, hecho que nos permite caer en errores, rectificaciones y que poco a poco se va labrando hacia situaciones mucho más aceptables. Sin embargo, lo de poco a poco, cuando la institución es educativa, no puede ser tan lenta ya que “la arcilla” que se forma son niños, jóvenes, tanto en valores, como en aprendizajes y aplicación de los conocimientos, no nos permite “botar” el tiempo.
¿Quién ha de ser el primer bastión en quién apoyarse? Los docentes, profesores/as, los verdaderos “combatientes de primera línea”, responsabilizados con la educación integral de alumnos, estudiantes, de poner en práctica los lineamientos que la institución establece a través de sus políticas, misión, visión, metodologías, enfoques y manteniendo siempre una comunicación diáfana, transparente y de retroalimentación bilateral, lo cual permita identificar como marcha el proceso y enrumbar, de ser necesario, al cumplimiento de los objetivos propuestos a corto, mediano y largo plazoClick para Twittear
Hay quienes consideran – respeto criterios – que el estudiante debería ser primero en cuanto a atención, lo cual discrepo, pero que no resta que dejen de serlo. Un auto (institución) no se mueve sino tiene combustible (docentes), por tanto, sus clientes (estudiantes) no podrán ser trasladados por el mejor camino (formación para la vida). Luego, si los hechos fuesen así donde hay preocupación en el profesorado mismo, ¿llamarías al 911?

Autor: Ernesto Gonzalez , ciudadano nicaragüense, nacido en Cuba.
Experiencia laboral: Lic. en Ciencias Pedagógicas con mención en química. 40 años de experiencia como docente en los niveles de educación media y superior; cursos de posgrado propios de la especialidad y en pedagogía; autor de libros de texto para la enseñanza media tanto en ciencias naturales, como sociales. Articulista para los periódicos La Prensa, El Nuevo Diario (nicaragüenses 2000-2008), actualmente para el periódico El Siglo 21 guatemalteco.
Correo electrónico: eglezvaldes@gmail.com
Cuenta de twitter: @gonzlez_ernesto

.
La entrada [ERNESTO GONZÁLEZ] ¿911? se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.

DIRECTORES: CINCO ORIENTACIONES PARA MOTIVAR A LOS PROFESORES

Con no poca frecuencia, los fracasos en educación se atribuyen a factores diversos, pero uno muy frecuente se busca en echar “las culpas de los fracasos siempre a otros, pero jamás a nosotros mismos. […]. Pero eso no es así. La motivación depende de uno mismo”, opina el profesor Pedro Sáenz-López Buñuel; y agrega que «un docente sonriente puede crear alumnos sonrientes.
Un docente apasionado tiene más probabilidad de crear alumnos apasionados. Y, todo lo contrario: Imaginemos a un docente aburrido o que no le guste lo que hace. Dudo mucho que despierte algo útil…».

¿Cuánto puede hacer un Director para “motivar” a los profesores? ¿Qué tan importante es la motivación inicial? El portal de ELIGE EDUCAR (Chile), publica un artículo en base a una entrevista de la educadora Carolina Cid Pérez a la comunicadora colombiana Camila Londoño; y que compartimos con fines únicamente educativos – pastorales. Londoño aconseja a los Directores de las escuelas sobre la importancia de un liderazgo justo, colaborativo e inclusivo; la socialización de metas claras, el recordar siempre de porqué se está laborando en esa realidad; el aliento permanente y que los mayores beneficiados son los estudiantes.
¿Cuánto influye en la formación inicial docente un óptimo desarrollo emocional? ¿Cómo convencernos de que tenemos una profesión maravillosa? ¿Cuál el impacto social de ser profesor?

DIRECTORES: ¿CÓMO MOTIVAR A LOS PROFESORES DE INICIO A FIN PARA QUE LOGREN LLEGAR A LA META?
“Es como una competencia de running, el corredor tiene su motivación al inicio, está descansado, está preparado. A la mitad de la carrera se va cansando… ”, dice Carolina Cid Pérez, Educadora de Párvulos PUC y Magíster en Gestión y Liderazgo Educativo UDP, quien nos contó cómo los directores pueden motivar a sus docentes en un año escolar que parece una exigente e importante carrera.
1. Un liderazgo colaborativo
Como líder de la comunidad escolar, es indispensable que el director ejerza un liderazgo justo, colaborativo e inclusivo que involucre a todos quienes hacen parte de la comunidad escolar. Además es importante que él/ella valore a cada una de esas personas y les de a entender que son piezas fundamentales para lograr las metas propuestas.
En pocas palabras se trata de trabajar en equipo en función de un mismo objetivo.
“Dentro del liderazgo colaborativo (o distribuido) y motivador del director, está la creación de un clima laboral favorable, donde se destaque la confianza, el respeto, la tolerancia y la empatía. Un director debe ser capaz de transmitir dicho clima a sus docentes con el fin de que se sientan seguros, tranquilos y con la confianza necesaria para poder conversar ante un posible problema”, dice Carolina.Click para Twittear
2. Metas claras
Para avanzar hacia los objetivos de cada año, es importante que el director tenga las metas clara para comunicarlas al equipo docente. Es fundamental hablar de éstas, analizarlas y replantearlas en equipo cuando sea necesario.
3. Un líder
Un director es mucho más que un jefe, un director es un líder que motiva a sus docentes y les ayuda a recordar la razón por la cual están ahí. Dicho líder es el encargado de que cada uno de los profesores se sienta valorado y entienda la importancia de su misión.
4. La importancia de motivar al inicio del año
Iniciar el año es el punto de partida para hacer bien las cosas. Eso no significa que la idea de motivar a los profesores se deba abandonar a mitad del año, al contrario, el proceso debe continuar. La motivación y el liderazgo debe ser una parte constante en todas las etapas del año, pues justamente así se cumplen las metas. Según Carolina, muchos estudios evidencian la importancia de un buen clima laboral constante para la búsqueda de objetivos y ¿cuáles son esos objetivos?, l aprendizaje de los niños… Y para lograrlo, los docentes nunca deben quedar de lado.
“Es como una competencia de running, el corredor tiene su motivación al inicio, está descansado, está preparado. A la mitad de la carrera se va cansando, la respiración se hace cada vez más difícil, deja de sentir sus piernas ya que sus músculos pueden menos, y es justo ahí donde recuerda para qué está compitiendo; es justo ahí donde recuerda toda su preparación para lograr alcanzar la meta. Se olvida de todo su dolor, cansancio y continúa con más fuerza. Exactamente eso pasa con los docentes a mitad de año”, afirma la educadora.Click para Twittear
5. Los beneficios
Si un docente recibe la motivación necesaria por parte de su director, los principales beneficiados son los niños. La felicidad y tranquilidad de un profesor se transmite en las salas de clase y por ende a los estudiantes. “Todo aprendizaje es favorable dentro de un clima positivo, por lo tanto el mayor beneficio es tener niños felices aprendiendo a diario; niños curiosos y con hambre de nuevos conocimientos y experiencias de aprendizaje”.

Directores: este año empiecen el año pensando en sus profesores, en todas esas personas que hacen parte de su equipo y que trabajan junto a ustedes para cumplir un mismo objetivo.
Este contenido ha sido publicado originalmente por Elige Educar (Chile) en la siguiente dirección: eligeeducar.cl 
La entrada DIRECTORES: CINCO ORIENTACIONES PARA MOTIVAR A LOS PROFESORES se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.