MÉTODO GLENN DOMAN: CÓMO ENSEÑAR A LEER A LOS NIÑOS

El Método Doman para enseñar a leer a los bebés y niños, también conocido como “Método Filadelfia” o “Método Glenn Doman”. El Método, recibe este nombre por su creador, Glenn Doman fundador de los Institutos para el Logro del Potencial Humano en Filadelfia, Institución sin ánimos de lucro creada con la idea de aprovechar al máximo posible la inteligencia y potencial de aprendizaje y creatividad de los bebés y niños desde muy temprana edad.
Fue un método innovador que causó gran revuelo en su época, llegando a ser pioneros en la estimulación temprana para bebés y  niños que hasta aún hoy en día se mantiene, reafirma y se sigue mejorando gracias al estudio de las neurociencias.
Compartimos con fines educativos – pastorales la publicación del portal Orientación Andújar en donde nos detalla como el Método de Glenn Doman puede ser un gran alternativa para que los niños aprendan a leer.

MÉTODO GLENN DOMAN PARA APRENDER A LEER, UNA ALTERNATIVA AL MÉTODO SILÁBICO
“El cerebro se desarrolla con el uso, no con el paso del tiempo, si desde el nacimiento llevamos a cabo una estimulación sistemática y de calidad, los pequeños podrán alcanzar una inteligencia superior que fomentara su mayor éxito en sus actividades laborales, sociales y escolares” Glenn Doman (1974). Existen métodos de estimulación temprana de lectura, a través de los cuales los pequeños de tan solo unos meses, pueden comenzar a reconocer palabras escritas y su significación.
Muchos científicos han investigado sobre métodos de estimulación temprana, sabiendo que el potencial cerebral de los niños y niñas menores de 4-5 años es ilimitado. Uno de estos investigadores y creadores de estos sistemas es el médico Glenn Doman.

Glenn J. Doman, médico norteamericano, fundó los Institutos para el Desarrollo del Potencial Humano, en Philadelphia, a finales de los años 50. Previamente, Doman había trabajado con niños aquejados por lesiones cerebrales, que consiguieron desarrollar unas habilidades cognitivas similares e incluso superiores a las de los niños sanos, lo que le hizo pensar que si una estimulación adecuada lograba magníficos resultados con estos niños, se estaba desaprovechando la capacidad de aprendizaje de los niños sanos.
Doman investigó con niños por todo el mundo y comprobó que existen alternativas a la hora de enseñar a leer a los más pequeños, que el método silábico no es precisamente el más apropiado, y que los bebés son capaces de reconocer letras y palabras si estas son suficientemente grandes, y de aprender a leer antes de los tres años, como explica en su libro ‘Cómo enseñar a leer a su bebé’.
Doman cree que cuanto más pequeño es un niño más facilidad tiene para aprender y que, especialmente durante los seis primeros años (periodo que el denomina ‘génesis del genio’) esa capacidad de aprendizaje es superior a la que tendrá el resto de su vida. Según Doman, los niños son capaces de leer palabras con tan solo un año de edad, frases a los dos años, y libros cuanto tienen tres, y asegura que disfrutan mucho con ello, y que el proceso de aprendizaje de la lectura es similar al que sigue el niño para aprender a hablar. Afirma, además, que aprender a leer precozmente fomenta el gusto por la lectura, favorece el desarrollo de la inteligencia del niño, y abre para él un mundo de posibilidades.
¿En qué consiste el método Doman?
El método Doman está diseñado para que el padre o la madre lo practique con su bebé, adaptándolo a las características y necesidades del niño, de manera que le resulte fácil y, sobre todo, divertido. No se trata de algo rígido, sino flexible, que admite modificaciones. Básicamente se trata de mostrar al niño series de cinco tarjetas con palabras, escritas con letras grandes y que correspondan a una misma categoría (por ejemplo: partes del cuerpo humano, colores, animales…), de forma rápida, tres veces al día.

Debe hacerse como si fuera un juego, y recitar al niño cada palabra con entusiasmo, en voz alta y clara; poco a poco se irán añadiendo nuevas categorías (con sus cinco palabras correspondientes). En otras fases, y también escritas con letras grandes pero que van disminuyendo algo de tamaño, se enseñan al niño tarjetas con dos palabras, frases cortas y sencillas, frases un poco más largas y, finalmente cuentos que le resulten interesantes (una sola oración en cada página y con el texto separado de las ilustraciones).
Glenn Doman justifica su metodología explicando el proceso mental que tiene lugar cuando el niño lee sus primeras palabras. Afirma que un bebé puede aprender a leer de la misma forma que aprende a hablar, siguiendo el mismo proceso. Una palabra escuchada, sigue los mismos impulsos electroquímicos hasta llegar al cerebro que una palabra percibida a través de la vista. Por lo tanto, según el autor, un bebé utiliza el mismo esfuerzo para aprender a hablar que para aprender a leer de forma global, siendo posible realizar estos aprendizajes de forma simultanea. Así, Doman afirma que “aprender a leer es tan fácil como aprender a hablar”. El autor explica el proceso de la lectura global según el funcionamiento de los hemisferios cerebrales. El hemisferio izquierdo se ocupa del lenguaje escrito, de habilidades numéricas, del razonamiento y de las habilidades científicas. El hemisferio derecho se ocupa de la perspicacia, del sentido artístico, de la imaginación, de la percepción tridimensional y del sentido musical.

Al leer de forma global, estamos utilizando los dos hemisferios, percibimos la palabra como un todo, sin distinguir las letras, sino el dibujo que la conforma. La palabra entra por los ojos como una foto que es procesada y almacenada. Será después cuando el niño descubra las reglas que rigen el lenguajes escrito, al igual que descubre las reglas que rigen el lenguaje hablado  y, por ejemplo,  conjuga verbos nunca oídos (incluso regulariza verbos irregulares, lo cual nunca ha oído del adulto). Del mismo modo, el niño irá descubriendo como se combinan las letras para dar lugar a un mismo sonido, como coinciden en unas palabras y en otras, y en última instancia, como se descodifica el “código” del lenguaje escrito.
Su metodología de lectura se basa en mostrar al niño pequeño tarjetas con palabras, de forma rápida, tres veces al día, organizadas en categorías y de cinco en cinco.
Pero, veamos como lo hace paso a paso. En primer lugar las características de las tarjetas.

las tarjetas serán blancas, de formas alargadas y más grandes conforme más pequeño sea el niño, siendo el tamaño ideal para recién nacidos de 15×60 pasando a 10×60 cuando el niño crece y aumenta su agudeza
Las letras serán también grandes, 12.5cm de altos para recién nacidos y 7.5 para más mayores, y la tipología será de imprenta, no
Se dejará 1.35cm de
Las palabras serán rojas, porque llaman más la atención de los niños y las perciben

Las tarjetas se organizarán en categorías, para que el niño vaya estableciendo relaciones. Así, apunta como posibles categorías:-    El bebé y su familia

Vocabulario del cuerpo.
Familia.
Objetos familiares.
Animales.
Juguetes.
Acciones.

SI SE ENCUENTRA INTERESADO EN LEER TODO EL ARTÍCULO, LO PUEDE HACER A TRAVÉS DEL SIGUIENTE ENLACE: MÉTODO GLENN DOMAN PARA APRENDER A LEER, UNA ALTERNATIVA AL MÉTODO SILÁBICO.
MATERIAL DE DESCARGA: 
¡Comparte y así más docentes utilizarán estos recursos gratis! Muchas gracias.
DESCARGA: MÉTODO GLENN DOMAN: CÓMO ENSEÑAR A LEER A LOS 3 AÑOS
DESCARGA: MANUAL TERAPIA DE DONAN