Cinco estrategias para implementar actividades colaborativas en cursos virtuales

Continuación compartimos con fines educativos la publicación escrita por Andrea Godoy para el blog TICTACTEP. Esperamos que el siguiente contenido les se de utilidad para este tiempo de cuarentena y educación a distancia.  

El trabajo colaborativo es una gran herramienta para promover la interacción y el aprendizaje social. Esto permite que entre los estudiantes se contribuya la construcción de conocimiento, desarrollo del pensamiento crítico y de habilidades para trabajar en equipo.
En la medida en que cada estudiante asuma un rol activo y contribuya para el cumplimiento de los objetivos grupales, el trabajo colaborativo será más valioso [cursos de capacitación]. El elemento clave en este proceso es la interacción grupal.
A partir de este proceso se fortalecerá la cohesión del grupo ya que los estudiantes se apoyarán los unos a los otros para completar las tareas asignadas. El éxito, así como el fracaso, es en conjunto. Los esfuerzos individuales se unen para lograr una meta en común. El liderazgo es compartido.
De esta forma, cada miembro del grupo se percibirá a sí mismo como un integrante esencial del equipo y a sus compañeros también, quienes en conjunto lograrán los objetivos planteados.
Contempla que, aunque existen muchas herramientas colaborativas que puedes utilizar en tu curso virtual, es necesario que el docente analice el tipo de tarea a desarrollar y supervise las variables que se aplicarán.

Las actividades colaborativas y su estrategia de implementación
Una característica importante del trabajo colaborativo en los cursos virtuales es la participación del docente y su organización. Su intervención es fundamental para garantizar el nivel de satisfacción, y motivación, de los estudiantes.
Considera que si implementas actividades colaborativas es necesaria la organización como la fase de definición de objetivos y diseño de tareas. Luego está el proceso de colaboración, que en esta segunda fase le comunicas a tus estudiantes la dinámica y ejecución de la actividad para generar un ambiente de motivación.
Por último, está la fase de reflexión, en la cual debes organizar la actividad de evaluación y ayudar a tus estudiantes a reflexionar y evaluar su propio proceso de aprendizaje, tanto grupal como individual.
Estas son algunas estrategias que puedes poner en marcha para implementar actividades colaborativas en tu curso:
1. Intervenir en la formación de grupos:
Esta estrategia es muy importante para evitar que sean los propios alumnos quienes se reúnan según afiliación o preferencia. Los grupos colaborativos deben ser máximo de tres estudiantes de esta forma la responsabilidad del trabajo será equitativa.
Establece un determinado tiempo para conocer a los estudiantes, así podrás conocer las características de cada uno y organizarlos grupalmente de acuerdo a sus habilidades y capacidades. Si vas a realizar varias actividades, es recomendable que rotes a los integrantes, así conocerán a otros compañeros del curso y cambiarán la dinámica de trabajo grupal.
Otro método que puede ser bastante atractivo es que los grupos se organicen de acuerdo por el interés de cada estudiante por las temáticas a estudiar o desarrollar. O bien, puedes organizarlos según la región geográfica.
2. Motivar el intercambio colectivo de conocimientos
Esta es una estrategia muy efectiva que puede ayudarte para desarrollar en tus alumnos la resolución de conflictos y negociación. Si la actividad promueve intercambiar propuestas o contenidos entre los integrantes, se desarrollarán habilidades de comunicación.
Además, se fomentará el respeto por el criterio de las demás personas y los adentrará en la toma de decisiones consensuadas para presentar la respuesta que en grupo, consideren es la más apropiada. Así también, estarás fomentando el liderazgo.
Esto permite al mismo tiempo observar los comportamientos en el desarrollo de las tareas asignadas por grupo y cómo los estudiantes resuelven los problemas que surgen en el proceso de colaboración.

3. Fomentar la comunicación entre los estudiantes:
Si bien la comunicación entre compañeros puede ser complicada por los horarios o compromisos personales, el acompañamiento en su comunicación es necesaria.
Para ello, puedes presentarles las opciones que faciliten este intercambio: las redes sociales, una plataforma web específica para compartir información, etc. Es así como al organizar los lineamientos específicos para aclarar expectativas y responsabilidades, obtendrán mejores resultados.
El objetivo será que el grupo tenga una comunicación fluida. Puedes incluso pedirles a los alumnos que al final del curso compartan su experiencia de comunicación con todos sus compañeros que permita saber las ventajas o desventajas del medio utilizado.
4. Promover la responsabilidad colectiva:
Tu acompañamiento es vital en el proceso, es por ello que al ejercer como guía y conductor de la actividad al principio les dará a tus alumnos la seguridad para que, paulatinamente, ellos asuman su responsabilidad.
Esto les brinda la oportunidad para que ellos más tarde, desarrollen sus propias ideas o proyectos. Para esto, puedes orientarlos en los procesos a seguir para completar las fases del proyecto, que las planifiquen, definan el aporte de cada uno y se organicen.
Llegado ese punto, tu rol será solo el de supervisar y resolver dudas específicas. Así podrás intervenir para orientar a tus alumnos durante el desarrollo del trabajo.
5. Brindar acceso a los recursos de desarrollo de habilidades: 
Si bien las actividades colaborativas promueven el intercambio de conocimientos, este proceso requiere de habilidades específicas.
La resolución de conflictos, el análisis crítico, organización de tiempos, etc., son algunas habilidades que los estudiantes necesitan desarrollar. Para ello, puedes brindarles un repositorio de microaprendizaje que presente contenido, técnicas o escenarios de estos temas.
Otra opción es proporcionarles enlaces que contribuirán a su desarrollo en estas áreas. Ten en cuenta que tiene que ser un contenido dinámico y concreto, de forma que aporte a su formación sin recargarlos de trabajo.
Las actividades colaborativas son muy enriquecedoras en los ambientes virtuales puesto que posibilita a los estudiantes que no coinciden en tiempo y espacio, a trabajar en conjunto por un objetivo común mientras que aprenden a trabajar en equipo y a organizar sus responsabilidades.
María Mercedes Gómez: Licenciada en Ciencias de la Comunicación con experiencia en comunicación organizacional y RRPP. Apasionada por la educación, la promoción de nuevas oportunidades de aprendizaje y del intercambio de conocimientos.
Este contenido ha sido publicado originalmente por TICTACTEP en la siguiente dirección: tictactep.cl

Informativo
TECNOLOGÍA80 consejos para la educación virtual para que los estudiantes no pierdan sus motivaciones y sus ganas de aprenderWeb del Maestro CMF5 abril, 2020

La entrada Cinco estrategias para implementar actividades colaborativas en cursos virtuales se publicó primero en Web del Maestro CMF.

CÓMO IMPLEMENTAR LA COEVALUACIÓN O EVALUACIÓN DE PARES

La evaluación entre pares no es más que una herramienta de evaluación del aprendizaje en la que, con la ayuda o base de una rúbrica, los alumnos se evalúan entre sí siguiendo con objetividad e independencia los criterios de valoración que en ella se definen y categorizan. Por tanto, podemos definir la rúbrica como una una descripción de los parámetros empleados para juzgar, valorar o calificar las competencias adquiridas por un estudiante en un trabajo o proyecto determinado.

Pero la evaluación entre pares consigue logros que superan la propia calificación del alumno evaluado. Calificando los trabajos de otros compañeros, los alumnos adquieren competencias multidisciplinares como la abstracción, el desarrollo de argumentos, y la capacidad de describir, evaluar, criticar, analizar y revisar.
Con el objetivo de dar una respuesta positiva a las dudas que sobre este modelo de evaluación pudieran surgir en los alumnos y profesores así como mostrar las ventajas de dicha evaluación entre pares, vamos a a compartir con fines educativos la publicación del portal EDUCAR CHILE en donde desarrollan conclusiones derivadas de trabajos de investigación desarrollados entorno a este campo. Esperamos que el siguiente material sea de utilidad.
CÓMO IMPLEMENTAR LA COEVALUACIÓN O EVALUACIÓN DE PARES
La coevaluación es útil para planificar su propio aprendizaje, identificar sus propias fortalezas y debilidades, identificar áreas para acciones remediales, así como desarrollar habilidades personales y metacognitivas transferibles a otras áreas.
Definición
La coevaluación o evaluación de pares es un proceso a través del cual los estudiantes y los profesores participan en la evaluación del trabajo de los estudiantes. Investigadores han encontrado que este tipo de evaluación profundiza la comprensión de los estudiantes de su propio aprendizaje y permite que se involucren de manera más activa y autodirigida en su proceso de aprendizaje (Falchikov, 2005; Sivan, 2000). También la coevaluación es útil para planificar su propio aprendizaje, identificar sus propias fortalezas y debilidades, identificar áreas para acciones remediales, así como desarrollar habilidades personales y metacognitivas transferibles a otras áreas (Topping, 2003).
Aprensiones frecuentes sobre la evaluación de pares (traducido y adaptado de material desarollado por Cornell University)

¿No es la evaluación función del profesor? Con la explosión de la información disponible, el papel del profesor está evolucionando hacia una asociación con los estudiantes para ayudarlos a aprender cómo evaluar críticamente su propio aprendizaje y su pensamiento. La evaluación de pares ayuda en esta tarea.
Los estudiantes dicen que la evaluación de pares es una manera de ahorrar tiempo para el profesor. Mediante la revisión de los beneficios de la evaluación de pares, los estudiantes ven el valor que trae para ellos.
¿Qué pasa si los estudiantes se ponen de acuerdo para otorgarse el uno al otro una alta calificación? Esto puede ser evitado al exigirle a los estudiantes que justifiquen sus decisiones, así también como ponderarlas o no incluirlas en las  calificaciones finales.
¿No sucederá que los estudiantes vean la evaluación de sus pares como un ajuste de cuentas? ¿no temerán represalias por parte de los compañeros a los que han otorgado bajas calificaciones? Aliviar esta preocupación pasa por subrayar la importancia de justificar sus calificaciones, y el uso de varias evaluaciones que se puedan consensuar en grupo, en lugar de calificaciones individuales.
¿No carecen los estudiantes de los conocimientos o la experiencia para llevar a cabo la tarea? Los estudiantes aprenden a coevaluarse en la práctica. Además, el diseño de las tareas para fomentar el desarrollo de la confianza y las habilidades del estudiante mediante la repetición de las experiencias y la asignación de varios estudiantes para evaluar el mismo trabajo y discutir las lecciones aprendidas, es muy efectivo.
• ¿No estará la coevaluación  influenciada por los patrones de amistad? Se recomienda discutir acerca de este problema potencial con los estudiantes antes de implementar la coevaluación. Además, explicar qué significan las puntuaciones o calificaciones específicas y cómo las evaluaciones no realistas pueden ser perjudiciales para el aprendizaje. Explique además  que relativamente pocas personas logran los niveles más altos o los más bajos. Si tiene una preocupación por el sesgo de los estudiantes, comparta la responsabilidad de la calificación final con los estudiantes.

10 consejos para implementar la evaluación de pares (traducido y adaptado de Boud, 1991 y Biggs, 2000)

Identifique las actividades de aprendizaje para las que la coevaluación podría ser de utilidad para los estudiantes. El proceso por el que los estudiantes evalúan el trabajo de los demás necesita ser considerado cuidadosamente. Una de las maneras más eficaces de modelar lo que desea de los estudiantes es retroalimentar utilizando ejemplos reales de trabajo realizado anteriormente. Esto proporciona a los alumnos un marco para juzgar las contribuciones de sus compañeros.
Asegúrese que las directrices sean fáciles de implementar y entrene a los estudiantes en la aplicación y la importancia de estas. En este punto es necesario decidir el grado en que desea que los estudiantes participen. Por ejemplo, la ventaja de dejar que los estudiantes participen activamente en la elaboración de directrices de puntuación incrementa la precisión cuando los estudiantes poner en práctica estas directrices. La desventaja es que los estudiantes aún no son expertos en el área de contenido. En el nivel más bajo de participación de los estudiantes, el profesor prepara respuestas modelo y directrices para la retroalimentación, que los estudiantes utilizan para evaluar el trabajo de sus compañeros. La evaluación de pares se traduce en recomendaciones, pero el profesor toma las decisiones finales de clasificación. Los estudiantes están obligados a participar y cualquier estudiante en desacuerdo con el resultado de la evaluación de sus compañeros, puede solicitar una evaluación independiente por parte del profesor. Por el contrario en el más alto nivel de participación de los estudiantes, profesores y estudiantes trabajan juntos para preparar respuestas modelo y pautas de calificación. Luego, los estudiantes utilizan las directrices negociadas para evaluar el trabajo de sus compañeros. Los estudiantes tienen la responsabilidad de proporcionar información a los otros estudiantes, especialmente si están desconformes con el resultado.
Cree un ambiente en el aula en que se sientan seguros para tomar riesgos al evaluar a  sus pares.
Exija a los estudiantes justificar sus juicios,  enfatizando que el foco principal de la coevaluación no es la clasificación en sí misma, sino que proporcionar información útil para su aprendizaje.
Utilice directrices claras. Supervise el uso de las directrices por los estudiantes. Puede ayudarlos pidiendo que comparen el trabajo de sus compañeros contra las directrices o criterios de éxito. En esta dirección, Clarke (2013) recomienda usar semáforos: verde para lo que se ha logrado con éxito, amarillo para lo que requiere un poco de mejoría y rojo para destacar la necesidad de cambios mayores. Este sistema ayuda a que los estudiantes discutan la calidad del trabajo y compartan un lenguaje para describir y formular sus juicios.
Ayude a los alumnos a proporcionar retroalimentación efectiva mediante el ejemplo, la crítica constructiva y la retroalimentación descriptiva.
Use pequeños grupos de retroalimentación para que el proceso puede ser discutido entre los participantes.
Anime a los estudiantes a ser lo más favorables posible al criticar el trabajo de otros estudiantes.
Destaque los beneficios de la coevaluación, como por ejemplo que ayuda a evaluar su propio trabajo y se vuelven aprendices auto-dirigidos.
Capacite a los estudiantes cómo interpretar la retroalimentación para que puedan hacer las conexiones adecuadas entre los comentarios recibidos y la calidad de su trabajo.

4 pasos clave para implementar la coevaluación (Traducido y adaptado de material desarrollado por Loughborough University)
1. Establecer los criterios de la evaluación
Esto otorga el estándar o modelo con que comprar el trabajo evaluado. Los criterios permiten focalizar la evaluación y hacer que todos los trabajos sean evaluados bajo las mismas reglas. Las siguientes preguntas ayudan a establecer los criterios de evaluación:

¿qué características tiene un trabajo de calidad?
¿qué trabajo previo sirve como ejemplo de lo que consideramos buena calidad?
¿qué vamos a evaluar? ¿contenidos? ¿presentación del trabajo? ¿habilidades específicas? ¿claridad?
¿cuándo vamos a evaluar el trabajo? ¿cuando esté terminado? ¿cuando esté en progreso?

2. Definir las reglas de la coevaluación
La coevaluación implica el análisis minucioso del trabajo de otro estudiante. Esto puede implicar que el estudiante evaluado se sienta vulnerable o criticado cuando su trabajo se considera por debajo de los estándares esperados. Por eso es importante establecer algunas reglas básicas que regulen la forma en que la retroalimentación se da para generar confianza. Ejemplos de reglas son:

Por cada comentario negativo, se ofrece un comentario positivo.
Se evitará el lenguaje discriminatorio.
Se hará referencia al trabajo, no a la persona.

3. El proceso de la coevaluación
La siguiente pauta ayudará a que la coevaluación sea constructiva y no destructiva.

Escucha, mira, responde: No hay nada más perjudicial que sentirse ignorado o parcialmente escuchado cuando uno presenta su trabajo. Por eso ten en cuenta que es necesario respetar las contribuciones de los demás así como responder a las preguntas y sugerencias
Se constructivo: Si te ha gustado o no un trabajo, siempre debemos proporcionar críticas constructivas, proporcionando sugerencias de mejoría.
Formula preguntas: Pregunta las cosas que aparecen poco claras, estando lo más abierto posible a escuchar otras opiniones.
Mantén el foco: Concentra tus comentarios evitando divagar ya que esto va a ser difícil de interpretar y no será de mucha utilidad. Los comentarios detallados son más útiles para ayudar a tus compañeros a mejorar su trabajo.

4. La entrega de retroalimentación
Existen varias reglas a tener en cuenta cuando se entrega retroalimentación del trabajo de otro. Esto es especialmente importante si se ha pedido comentar algo que todavía está en desarrollo.

Mantén una actitud positiva
Se consciente de la fase en la que se encuentra el trabajo. Si estás evaluando una etapa inicial, no critiques como si se tratara del producto final.
Evita centrarte en cuestiones de menor importancia, a menos que sean las únicas cosas que están mal.
Recuerda que todo el mundo tiene una manera diferente de hacer las cosas
Se flexible y evita centrarte en cómo lo habrías hecho tú.
Inicia y termina con algo positivo.
Busca ser útil, no dañino.

Pauta de coevaluación

CRITERIO
PUNTAJE
COMENTARIOS

.
.
.

.
 .
.

Aspectos positivos del trabajo:

 .

Aspectos a ser mejorados en el trabajo:

 .

Visión general del trabajo:

Pauta de coevaluación para evaluar trabajo en equipo

Instrucciones
Nombre de los miembros del grupo:
1. Escriba los nombres de los participantes en la siguiente tabla.

2. Evalúe  la calidad de la contribución al trabajo de acuerdo a los siguientes criterios:

Pje
Criterio o justificación

4
El estudiante ha contribuido consistentemente al trabajo. Él o ella demuestra una comprensión del material, motivación por participar y lograr un resultado de calidad, ayudar a los demás y ha sido flexible en las decisiones y el trabajo. En síntesis, el estudiante ha hecho un trabajo sobresaliente.

3
El estudiante ha contribuido al trabajo. Él o ella demuestra una mediana comprensión del material, motivación por participar y lograr un resultado de calidad, ayudar a los demás y ha sido flexible en las decisiones y el trabajo. En síntesis, el estudiante ha hecho un trabajo bueno.

2
El estudiante ha contribuido poco al trabajo. Él o ella demuestra una baja comprensión del material, motivación por participar y lograr un resultado de calidad, ayudar a los demás y no ha sido flexible en las decisiones y el trabajo. En síntesis, el estudiante ha hecho un trabajo mediocre.

1
El estudiante no ha contribuido al trabajo. Él o ella no demuestro comprensión del material, ni motivación por participar o lograr un resultado de calidad, ayudar a los demás y no ha sido flexible en las decisiones y el trabajo. En síntesis, el grupo hubiese estado mejor sin su participación.

3. Evalúe y sume el número de puntos atribuidos a cada miembro en el grupo:

Nombres
Liderazgo
Trabajo en equipo
Recopilación de información
Escritura y redacción del informe
Total

 .
.
.
.
.
.

 .
.
.
.
.
.

Referencias

Biggs, J. (2000) Teaching for Quality Learning at University, Buckingham: Open University Press. Boud, D. (1991) Implementing Student Self-Assessment, HERDSA Green Guide 5, Campbelltown:  Higher Education Research and Development Society of Australia
Boud, D. (1995). Assessment and learning: contradictory or complimentary? In P. Knight (ed.) Assessment for Learning in Higher Education, London: Kogan Page in association with the Staff and Educational Development Association.
Clarke, S. (2013) The Different Forms of Peer Assessment. Accesible en http://www.shirleyclarke-education.org/resources/case-studies/peer-assessment/different-forms
Loughborough University (1999) Assessing Others. Accesible en
http://www.lboro.ac.uk/service/ltd/campus/assother.pdf
Falchikov, N. (2005). Improving Assessment Through Student Involvement: Practical solutions for aiding learning in higher and further education. Routhledge, New York. ISBN-0-415-30821-6.
Peer-Assessment. Cornell University Center for Teaching Excellence Website: http://www.cte.cornell.edu/teaching-ideas/assessing-student-learning/peer-assessment.html
Sivan, A. (2000). The implementation of peer assessment: an action research approach. Assessment in Education, 7, 2: 193-213.
Topping, K. (2003). Self and Peer Assessment in School and University: Reliability, Validity and Utility. Optimising New Modes of Assessment: In Search of Qualities and Standards Innovation and Change in Professional Education Volume 1, 2003, pp 55-87

Este contenido ha sido publicado originalmente por Educar Chile en la siguiente dirección: educarchile.cl
La entrada CÓMO IMPLEMENTAR LA COEVALUACIÓN O EVALUACIÓN DE PARES se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.