EL CHISME MUERE CUANDO LLEGA AL OÍDO DE LA PERSONA INTELIGENTE: 6 CONSEJOS PARA ACABAR CON EL CHISME

En la mayoría de grupos de la vida cotidiana, existen personas dañinas para la sana convivencia, personas que con su envidia y sus chismes, acaban con el ambiente ameno que los otros pretenden vivir.
El chisme o rumor suele ser utilizado siempre de la misma manera, sale de la boca de un mal intencionado para que el chismoso lo difunda y el inocente se trague el cuento; lastimosamente, este fenómeno solo termina cuando llega a los oídos de alguien que es lo suficientemente inteligente para saber que esto no es nada provechosos y por ende no merece respuesta alguna.

En el ámbito de la comunicación, el rumor es utilizado como uno de los mecanismos efectivos a la hora de conocer determinados puntos de vista respecto a un tema en la organización o grupo de trabajo.
Naxio nos cuenta de algunos estudios que a lo largo de la historia se han desarrollado respecto al chisme “En un libro publicado en 1947 por el psicólogo social Gordon Allport titulado “La psicología de los rumores” se nos explica algo realmente curioso: los chismes sirven a diversos grupos de personas para cohesionarse entre sí y posicionarse frente a alguien. A su vez, estas conductas les son placenteras, liberan endorfinas y logran combatir el estrés”.
Por lo tanto, es importante ser conscientes de que el chisme se ha acomodado en la sociedad y en vez de ser el portador de este, debemos convertirnos en el oído inteligente que lo detiene, que se convierte en el muro que no se puede sobrepasar.
A continuación compartimos con fines únicamente educativos la publicación del portal Píldoras de Fe en donde nos otorgan 6 consejos para aplicar y reflexionar.
6 consejos para controlar la lengua y acabar con el chisme
Enseguida, se describen 6 consejos para leer y tratar de aplicarlas a nuestro diario hablar para así controlar la lengua acabar con el chisme que tanto daño hace a nuestras comunidades y a nuestra propia alma.
1. Pensar antes de hablar
Santiago dice que debemos estar listos para escuchar y lentos para hablar. Por lo tanto, evitemos la impulsividad. ¡Piensa antes de hablar!
¿Cuántas veces hemos hablado con la efervescencia del momento, sin reflexionar, hiriendo a la persona y teniendo que pagar las consecuencias?

“Pocos han lamentado por mantener el silencio, muchos por haber hablado de más”

2. La Regla de Oro
Recuerden esta preciosa y poderosa máxima de Jesús: “Haz a los demás lo que quieras que te hagan a ti” Así podemos aplicar esto a la oración:

“Di a los demás lo que quieras que te digan”.

3. ¡El Silencio!
Las madres, muy a menudo enseñan a sus hijos esta gran lección que debemos tener presente pro el resto de nuestra vida:

“Si no tienes nada bueno que decir, entonces no lo digas”

Esto si que es un ¡Gran consejo!
4. ¿Agitado?
En los momentos de agitación, lo mejor es evitar el habla. Es mejor retirarse, calmarse, y después entrar en una conversación tranquila y serena.
5. ¡Ánimo!
Aprende a decir palabras de aliento. Todos necesitamos esas palabras, de aliento, afirmación y apoyo.

Sé un Bernabé. Él fue uno de los últimos Apóstoles y su nombre significa “Hijo de consolación”. ¿Por qué no formar un club “Bernabé”?

6. ¡Perdón!
Cuando fallen en su discurso perjudicando al prójimo, reúnan la suficiente humildad y el coraje para expresar dos palabras muy difíciles: “¡Lo Siento!“

Shakespeare dio en el clavo cuando dijo: “Errar es humano, perdonar es divino”.

Las 3 preguntas: verdad, bondad y utilidad
Cuenta la historia que un día un conocido de Sócrates le preguntó:

¡Sócrates! ¿Sabe lo que acabo de escuchar de uno de sus estudiantes?
Espera – dijo él – antes de que me cuentes nada me gustaría hacerte tres preguntas. La primera está relacionada con la verdad, ¿estás seguro de que lo que vas a contarme es cierto?
No – respondió el conocido – acaban de contármelo.
Vaya, no sabes si es cierto no, de acuerdo, ahora la segunda pregunta. Está relacionada con la bondad, lo que vas a decirme de mi estudiante, ¿es algo bueno?
No… – respondió.
Así pues – interrumpió Sócrates – vas a decirme algo malo de otra persona sin saber si es verdad o no. Veamos, la tercera pregunta está relacionada con la utilizad, lo que vas a contarme, ¿será provechoso para alguien?
En realidad… no…
Bien, bien – respondió el filósofo – quieres contarme algo que no sabes si es verdad, tampoco es bueno y no sirve de provecho. Entonces, ¿por qué hablar sobre ello? ¡Vete de aquí con tus infundios y bulos!

Sin duda alguna, Sócrates era un hombre inteligente.
Este contenido ha sido publicado originalmente por Píldoras de Fe en la siguiente dirección: pildorasdefe.net
La entrada EL CHISME MUERE CUANDO LLEGA AL OÍDO DE LA PERSONA INTELIGENTE: 6 CONSEJOS PARA ACABAR CON EL CHISME se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.

SER INTELIGENTE ES UN DON, UNA SUERTE. SER AMABLE, SER UNA BUENA PERSONA ES UNA ELECCIÓN.

Victor Küppers nació en Eindhoven (Holanda) y vive entre Camprodon y Barcelona. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y Doctor en Humanidades. Trabaja como formador y conferenciante y da clases de Dirección Comercial en la Universidad Internacional de Cataluña y la Universidad de Barcelona. Fue vicepresidente de Barna Consulting Group y Research Assistant de IESE.

Se dedica a la formación por vocación: “No soy un experto ni tengo la capacidad de investigar o crear cosas nuevas, me limito a leer a los expertos, copiar las ideas que me gustan y transmitirlas. No soy un sabio, pero leo a los sabios. Creo firmemente en las posibilidades que tienen todas las personas y en la importancia de nuestras actitudes personales para desarrollar nuestro enorme potencial.”  QUIÉN SOY.

EDUCAR SE HACE CON CARIÑO, MUCHO CARIÑO, Y TIEMPO, MUCHO TIEMPO

A continuación compartimos con fines únicamente educativos parte de la entrevista que le hizo Josep Fita a Victor Küppers y que se publicó en le portal La Vanguardia. Esperamos que el siguiente material sea de ayuda para la comunidad docente y padres de familia.
“La inteligencia está sobrevalorada, ser amable tiene mucho más mérito”
Hay gente, no mucha para ser sinceros, que va por la vida con energía, pisando fuerte e irradiando entusiasmo a raudales. Y luego está Victor Küppers. A este licenciado en Administración y Dirección de Empresas es imposible batirle en pasión y entrega. Pero eso no es lo mejor. Lo mejor es que este doctor en Humanidades cuenta con una infinita capacidad comunicativa que le permite transmitir esa pasión por la vida a todo aquel que quiera escucharle. Es por todo ello que se ha convertido en un conferenciante de referencia en el campo de la psicología positiva. Él se resta méritos –“Me paso el día leyendo a expertos, copio las ideas, las cuelgo en un Power Point y las transmito. Mi trabajo es muy fácil”, esgrime-, pero la legión de seguidores con la que cuenta, y que no para de crecer, no piensa lo mismo. Con motivo de un ciclo de conferencias organizado por Mentes Expertas en el auditorio AXA de Barcelona, La Vanguardia ha aprovechado para saber qué se esconde tras este divulgador de éxito.

¿Cómo consigue hablar de psicología positiva en cada una de las conferencias que imparte como si fuera la primera vez que lo hace? Me refiero a la pasión que le pone a pesar de hacerlo cada día.
Eso me pasaba al principio. Cuando explicaba la misma cosa 24 veces me decía, ‘¿ahora tengo que explicarlo de nuevo?’. Llevo 15 años dando conferencias, y un día me di cuenta de que en una conferencia lo más importante nunca es quien la imparte, quien habla, sino el que está escuchando. Y quien te está escuchando, quizás es la primera vez que lo hace.
En su caso permítame que lo dude. Hay mucha gente que repite.
Quizás sí, pero lo más importante sigue siendo quien te está escuchando. Y a mí me motiva mucho explicar algo que creo que puede ayudar, y me da igual que sea la vez 158 que lo explico. Intento ayudar a esa persona a que piense, a que reflexione.

Enfocar las cosas de una manera positiva es más inteligente que dejarse arrastrar por el pesimismo

¿Tenemos la vida que queremos?
No, yo defiendo que enfocamos la vida como queremos. Es algo que puedes escoger. Y creo que enfocar las cosas de una manera positiva es mucho más inteligente que dejarse arrastrar por el pesimismo, por el negativismo.
Y nuestra forma de ser, ¿también es una elección?
Sí. Ser inteligente es un don, una suerte. Ser amable, ser una buena persona que ayuda a los demás o ser una persona generosa es una elección, ¡y tiene mucho más mérito! Al final, luchar para ser la mejor persona que puedas llegar a ser es lo que te hace sentir alegre.
Usted defiende que la inteligencia es un rasgo sobrevalorado.
Absolutamente. Hay un culto excesivo a la inteligencia. A ver, es importante, un tonto motivado es un peligro. Pero la inteligencia sin bondad conduce a un mundo inmoral, falto de ética y perverso, donde sólo importan los beneficios.

¿De ahí que promulgue que es más importante el ‘hacer’ que el ‘saber’?
La diferencia está en el ‘ser’. Son importantes los conocimientos, es importante la experiencia, pero la clave está en la actitud. Y la actitud no se reduce a ser positivo, también consiste en ser una persona luchadora, trabajadora y, sobre todo, buena. La gente me dice, ‘eso de buena suena muy cursi’. Pero yo hablo de ‘buena’ en mayúsculas: ser una persona honesta, generosa…

Todo el mundo tiene el potencial de ser bueno

Pero no hay muchas personas de esas me temo…
Esa es la desgracia, pero son las que necesitamos. Pero todo el mundo tiene el potencial de ser bueno, de tener una buena actitud, de sacar lo mejor que lleva dentro, pero lo que hay que tener son ganas de sacarlo. Hay una frase de Martin Luther king que la he tenido muchos años colgada en el aula para que mis alumnos la vieran [Küppers imparte clases en la Universitat de Barcelona y en la Universidad Internacional de Catalunya]. Dice: ‘Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos como del estremecedor silencio de los bondadosos’. Y es verdad, hay mucha gente buena que mira para el otro lado.
La transcripción completa de este conversatorio lo puede Usted leer aquí: “La inteligencia está sobrevalorada, ser amable tiene mucho más mérito”.
Este contenido ha sido publicado originalmente por La Vanguardía en la siguiente dirección: lavanguardia.com
La entrada SER INTELIGENTE ES UN DON, UNA SUERTE. SER AMABLE, SER UNA BUENA PERSONA ES UNA ELECCIÓN. se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.