¿QUÉ HACER? ¿MEMORIZAR O RAZONAR?

Un informe del Banco Mundial devuelve a la actualidad un problema mayor de la enseñanza, que es diferenciar entre memorizar y entender y razonar. Demasiados sistemas educativos, asumen que enseñar es hacer que los alumnos memoricen, dando poco valor al aprender razonadamente.
Algunos profesores quieren que los alumnos respondan lo memorizado, aunque no entiendan ni digieran mentalmente lo que están respondiendo. Aprobar se hace única meta.

Así pasa que, cuando se les pide razonar un tema, no saben cómo hacerlo, pues no han sido entrenados para pensar, sino sólo para memorizar y responder con lo memorizado.
Pero qué pasaría si les enseñamos las dos formas a razonar y a memorizar cuando sea oportuno. A continuación compartimos con fines educativos una publicación del Blog Escuela de la Memoria en donde con explica que cosas debemos razonar y que otras memorizar. Esperamos que la siguiente publicación sea de utilidad para la comunidad docente.
¿Qué hacer? ¿Memorizar o razonar?
Cuando estudiamos es habitual que nos surja esta cuestión, ¿qué hago ahora para aprender esta información? ¿memorizar o razonar?
Algunos profesores te recomiendan que no aprendas las cosas de memoria, como si memorizar fuera algo inútil y sin sentido. Después de recomendar esto viene el examen, y adivina que ocurre. Pues sí, no me has puesto esto como lo pone en el libro por lo que no te lo puedo calificar como bueno. Cuando estaba en el instituto esto solía ocurrir muchas veces.

Si no tenemos la capacidad para memorizar desarrollada no seremos capaces de razonar adecuadamente por que no habrá datos en la memoria que nos permitan razonar. Por lo tanto, desarrollar la memoria juega un papel fundamental que afecta al resto de capacidades.
Esta controversia se soluciona conociendo los dos tipos de información que puede haber en un texto. En cualquier texto pueden aparecer dos tipos de datos:
Datos a razonar: Son aquellos que mediante un razonamiento podemos llegar a entenderlos y deducirlos. Por ejemplo:

Las arterias: son conductos que transportan la sangre que sale del corazón.
Las venas: son conductos por los cuales regresa la sangre al corazón, después de haber recorrido todo el cuerpo.

La definición de las arterias y las venas se puede entender una vez que lo hemos razonado por lo que no sería necesario memorizarlo.
Datos a memorizar: son aquellos que no se pueden razonar porque no tienen lógica y no se pueden deducir por mucho que los analicemos.

Son tres los representantes de la historia: Herodoto, quien escribió Los Nueve Libros de la Historia, con un carácter narrativo, mezcla hombres, dioses y héroes. Su tema central es la guerra entre persas y helenos; sin embargo, dedica capítulos enteros a la geografía. Tucídides, en su obra, La Guerra del Peloponeso, busca las causas de los hechos y juzga mediante la crítica. Jenofonte, igualmente involucra y la crítica y busca las causas. Describió la expedición de Ciro.

En este caso, por mucho que razonemos no podemos deducir qué libro escribió Herodoto,  o qué libro escribió Tucídides. Estos datos suelen causar confusión en los exámenes, al igual que las fechas, capitales, sedes, propiedades, cantidades….
Sabiendo que hay dos tipos de información que nos puede aparecer en un texto, debemos de ser capaces de identificarlas y aplicar las técnicas adecuadas en cada caso. ¿Y cuáles son?

1. Para los datos a razonar: técnicas de estudio.
2. Para los datos a memorizar: técnicas de memorización.
Una vez que hemos aprendido las técnicas de estudio y memorización no hay controversia alguna cuando nos preparamos en el examen, simplemente aplicar la técnica adecuada  en cada caso. De esta forma estaremos tranquilos por muy difícil que parezca el temario.
10 trucos para memorizar:

Este contenido ha sido publicado originalmente por Escuela de la Memoria en la siguiente dirección: escueladelamemoria.com
La entrada ¿QUÉ HACER? ¿MEMORIZAR O RAZONAR? se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.

NO ES LO MISMO MEMORIZAR QUE APRENDER DE MEMORIA

La memoria, definida como una de potencias del alma por Aristóteles, (junto al entendimiento y voluntad); permite al ser humano registrar, retener y recordar aquello ya se sabe o se ha experimentado o vivido (y que se considera valioso), y que interviene en todos sus procesos de aprendizaje; “aunque ahora la memoria esté desprestigiada como potencia del alma y sustituida por el amasijo de células del cerebro que los estudiosos tratar de cartografiar para ver en qué lóbulo, circunvolución o amígdala las personas guardamos el recuerdo de lo que aprendemos, de lo que sabemos, de nuestra vida”, sostiene el Licenciado Francisco Rodríguez.

Sin entrar en la argumentación de las valiosas opiniones de especialistas, sobre el tema de la memoria; compartimos con Ustedes, (con fines únicamente educativos – pastorales), un video de la revista digital Guía Infantil, (con contenidos para padres y niños), subido a su canal en YouTube, (como lo hemos hecho en anterior oportunidad, ¿QUÉ HACER PARA APLICAR LÍMITES Y NORMAS EN LOS NIÑOS?). En esta presentación se nos dice que “no es lo mismo memorizar que aprender de memoria”, y nos brinda cinco consejos para enseñar a comprender y no aprender de memoria; de tal manera que nuestros estudiantes sean capaces de memorizar, comprender y explicar un conocimiento con sus propias palabras.

Este interesante video, propone que, para lograr memorizar comprensivamente se puede usar el juego, canciones, poesías, etc.; también una pizarra; el pasar del rol de alumno a profesor para dar explicaciones; la sustitución de palabras desconocidas por sinónimos que sí entiendan; el organizar la información en esquemas y que se acostumbre nuestros niños y jóvenes a preguntar sin temor.
¿Son nuestras clases para memorizar conceptos o para comprender conceptos y memorizarlos? Si el aprendizaje es la consecuencia de establecer conexiones entre lo nuevo y lo ya sabido ¿Cómo fortalecer la memoria de nuestros estudiantes?

La entrada NO ES LO MISMO MEMORIZAR QUE APRENDER DE MEMORIA se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.