CINCO PROPUESTAS DE CLAUDIO NARANJO PARA PASAR DEL MODELO EDUCATIVO ACTUAL A OTRO QUE FOMENTE EL HUMANISMO

Claudio Naranjo (1932 – 2019), reconocido psiquiatra chileno, escritor, maestro y conferenciante, es considerado pionero en su trabajo experimental y teórico como integrador de la psicoterapia y las tradiciones espirituales. Compartimos hoy una propuesta sobre nuestro mundo educativo, siempre tan expuesto a cambios, actualizaciones e innovaciones que nos invitan a sorprendernos y motivarnos. El profesor Naranjo perennemente manifestó un especial interés para transformar la actual educación, “no solo holística, sino también inspirada en el propósito de trascender la mente patriarcal”, con “una cruzada para conseguir que la educación sea más humanista, y permita el desarrollo integral del ser humano”. Y esto solo lo lograremos – afirma- si somos capaces de buscar y desarrollar una formación en el autoconocimiento. Este artículo quiere ser una invitación a escuchar su propuesta, y cada uno, con su madurez y experiencia educativa tome, descarte o adapte lo que crea más útil para su realidad cultural.

Para el profesor Naranjo, si deseamos mejorar nuestra sociedad, debemos cambiar la educación. “Su pasión se centra[ba] en impulsar la transformación del sistema educativo y pasar del modelo actual, patriarcal y jerárquico, en el que prima todo lo relacionado con lo intelectual, a otro sistema integral que fomente el humanismo. Pero todavía queda mucho camino por recorrer”. La resistencia que hay al cambio profundo en la educación, lo podemos evidenciar en los planes y programas escolares y en el no reconocer socialmente la tarea docente como fundamental para el desarrollo de la humanidad. Si bien cualquier libro puede describir una técnica, darnos información, en educación la actitud “debe ser transmitida por una persona”.

En no pocos lugares hay una “parálisis” colectiva, que se acepta y permite que continuemos con una educación que está orientada “a mantenernos dormidos, como si hubiera surgido en la era industrial para tener una fuerza de trabajo obediente, que no hace preguntas».Click para Twittear
Quizá le interese este artículo: CLAUDIO NARANJO: «NOS HAN CRIADO PARA LA CEGUERA».
Coincidimos (o al menos algunos educadores deseamos) que nuestros estudiantes no deben ser tratados como espectadores de su educación, encajados en estándares y planes de estudio (algunos copiados de otras realidades). Investigamos itinerarios educativos que nos permitan y les permitan a los estudiantes tener la posibilidad de descubrir todo su potencial. ¿Cuál sería un camino según Naranjo?, lo dice con una metáfora: “La educación se parece más a la jardinería que a la carpintería”: pues “mientras un carpintero sigue un plano preestablecido y no se sale del mismo, el jardinero se enfrenta al misterio. Desconoce cuál va a ser el resultado final de su trabajo y deja los espacios de libertad al ser que acompaña y ayuda”. ¿Qué opina Usted?
Y para que este “misterio” se descubra, se haga realidad, el Profesor Claudio Naranjo nos dice que depende de todos los educadores: padres, estudiantes, maestros y la sociedad en su conjunto, (la tribu completa diría un africano ancestral), para que se hunda el “barco patriarcal” y crear un mundo educativo nuevo, en que ya no funcione la política, la economía, y sea el pueblo quien descubra la gran mentira de tantas cosas que han estado idealizadas. “Ese es el comienzo de la liberación».
Les recomendamos: CLAUDIO NARANJO [IN MEMORIAM] PENSAMIENTOS SOBRE LA EDUCACIÓN.
CLAUDIO NARANJO [IN MEMORIAM]: PENSAMIENTOS SOBRE LA EDUCACIÓN

Con estas premisas les animamos a asumir el desafío de comenzar con nuestro crecimiento interior, y formar nuevos ciudadanos, para que cuando tengan en sus manos el gobierno de sus pueblos, sean capaces de orientar las inversiones públicas y privadas hacia la educación, en lugar de comprar armas e insumos de guerra, que sean capaces de promulgar leyes que revaloricen la trascendental tarea de los profesores, y juntos (toda la sociedad) ser capaces de construir una nueva civilización.
¿Utopía? Puede percibirse así, y quizá nos convenga reflexionar el pensamiento del escritor uruguayo Eduardo Galeano: “La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar”; y las palabras de escritor brasileño Paulo Coelho: “Cuando menos lo esperamos, la vida nos coloca delante un desafío que pone a prueba nuestro coraje y nuestra voluntad de cambio; en ese momento, no sirve de nada fingir que no pasa nada, ni disculparnos diciendo que aún no estamos preparados”.Click para Twittear

Si deseamos de verdad mejorar la sociedad desde la educación, comencemos por reflexionar y dialogar la propuesta de Claudio Naranjo, y saber si estamos decididos a asumir estas cinco decisiones importantes y valientes:

EDUCAR A LOS EDUCADORES: Se trata no tanto de la formación en conocimientos técnicos y de asignaturas, sino en aspectos más profundos. Hay que entrar en el mundo del desarrollo personal. Vivir el propio proceso de transformación, sea cual sea la asignatura que se enseñe. “Es difícil ayudar a alguien a aceptar el error, a superar sus conflictos o a no etiquetar a la primera de cambio si no trabaja primero sus propias dificultades. Para esto Naranjo “creará el programa SAT (ser y verdad en sánscrito), “En ella utiliza diferentes herramientas. Una de ellas es el eneagrama, de la que Claudio es el mayor estudioso e impulsor mundial. Se trata de uno de los mapas humanos más minuciosos. Gracias al eneagrama es posible clasificar la personalidad en nueve tipos con sus subtipos correspondientes.
INTEGRAR LOS TRES CEREBROS EN LA EDUCACIÓN: primero el intelecto, que la mayoría de los sistemas educativos lo incluyen, y se propone incluir “una vertiente espiritual que nada tiene que ver con la religiosidad, sino con las emociones y el instinto, que ha sido profundamente penalizado, cuando lo más apropiado sería darle su espacio, aliarnos con él. Cuando conseguimos hacerlo, alcanzamos niveles mayores de energía que nos ayudan a comprendernos de una manera más completa”.
EDUCAR EN EL HUMANISMO. Vivimos en medio de una espiral tecnológica que nos seduce y atrapa con mucha facilidad, sobre a todo a los más jóvenes; y esto hace imperativo poder “regresar a aspectos esencialmente humanos, como el cultivo de la paz interior, la generosidad o el amor por uno mismo” y al prójimo. No pongamos los objetivos educativos en superar exámenes y en adquirir conocimientos del mundo exterior, sin aprender a aceptar nuestras sombras”. “¿Cuánta vida perdemos metiéndonos en la cabeza cosas que no sirven para nada?”
ELIMINAR LA SOBREPROTECCIÓN. El perfeccionismo de las ciencias “nos ha llevado a generar un sinfín de normas sobre cómo deberían ser nuestros hijos o alumnos. Muchas veces las aplicamos inconscientemente. Para logra una educación humanista, Naranjo nos propone “reconocer a los niños como personas independientemente de su edad, con derecho a opinar y a expresar aquello que sienten”. Descubramos y ayudemos a descubrir el propio potencial “sin estereotipos impuestos”.
FOCO EN LA COMUNIDAD. “La educación es más amplia que aprender conceptos en una escuela. Es el trabajo de la sociedad en su conjunto, donde todos actuamos y somos responsables de una u otra forma. La labor de impulsar un cambio en la educación que sirva para transformar el mundo depende de cada uno de nosotros”, pero dentro de un grupo humano.

Les animamos y sugerimos completar esta publicación, que ha sido tomada (en buena parte) con fines únicamente educativos del artículo de Pilar Jericó en El País (España), leyendo: CÓMO CAMBIAR EL SISTEMA EDUCATIVO PARA TRANSFORMAR EL MUNDO
“La responsabilidad no es un deber sino un hecho inevitable. Somos los actores responsables de cualquier cosa que hagamos. Nuestra única alternativa es reconocer tal responsabilidad o negarla. Y percatarse de la verdad, nos cura de nuestras mentiras”.
REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF
La entrada CINCO PROPUESTAS DE CLAUDIO NARANJO PARA PASAR DEL MODELO EDUCATIVO ACTUAL A OTRO QUE FOMENTE EL HUMANISMO se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.

RAFAEL GUERRERO: LOS EDUCADORES SIN RECURSOS NI ESTRATEGIAS SUFICIENTES EN EDUCACIÓN EMOCIONAL, SON «ANALFABETOS EMOCIONALES»

El licenciado en Psicología Clínica y de la Salud por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) Rafael Guerrero Tomás, de nacionalidad española, es también Doctor en Educación, experto en trastornos del aprendizaje y problemas de conducta, y se ha desempeñado como profesor y orientador escolar. Es autor de los libros: “Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. Entre la patología y la normalidad” (2016) y “Educación emocional y apego. Pautas prácticas para gestionar las emociones en casa y en el aula” (2018). Y esta experiencia (trastornos, disciplina, aula y acompañamiento) nos viene muy bien conocerla, escucharla, analizarla y aprender lo que creemos nos puede servir en nuestra realidad educativa.

Laura Peralta, periodista del ABC (España), entrevistó al profesor Guerrero quien sostiene que la EDUCACIÓN EMOCIONAL es un proceso que se inicia en casa y se consolida en la escuela, y que, por lo tanto, nos puede ser de utilidad para nuestra formación permanente.

Él afirma que mediante la educación emocional los educadores, en general, “ayudan y enseñan a los niños a conocer y reconocer las emociones básicas en uno mismo y en los demás, así como a autorregularse emocionalmente ante situaciones adversas o conflictivas. «En esta definición general —matiza—, todas las personas cercanas y significativas del entorno del niño pueden (y deben) educarlo emocionalmente. Como dice un famoso proverbio africano “hace falta la tribu entera para educar a un niño”». Y concuerda con dos artículos que les sugerimos leer, recordar o releer: SIN EDUCACIÓN EMOCIONAL, NO SIRVE SABER RESOLVER ECUACIONES, y [EL DIARIO] EL SISTEMA EDUCATIVO ESTARÁ COJO MIENTRAS NO INCORPORE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL.
[EL DIARIO] EL SISTEMA EDUCATIVO ESTARÁ COJO MIENTRAS NO INCORPORE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

Para el profesor Guerrero, las personas, desde niños, aprendemos a identificar y gestionar nuestras emociones, cuando a los niños se les enseña y permite asumir el rol que les corresponde como niños. Cuando aprenden normas y límites; así como el establecer turnos en las conversaciones y en la utilización de los juguetes, el respetar a los demás, el valorar las diferencias entre las personas, el favorecer su autonomía, el aumentar su sentido de pertenencia, etc. Y esto se consigue con ayuda de las figuras de apego que están pendientes de ellos, que en los primeros años son los padres y los profesores. Y continúa diciendo que “para que haya un correcto desarrollo de la personalidad y la sociabilidad de nuestros hijos, es imprescindible que nuestros hijos se relacionen tanto con nosotros como con sus iguales. Son como las dos caras de una misma moneda. Tan necesario para su desarrollo es relacionarse con sus padres (adultos) como con sus amigos y compañeros de colegio (grupo de iguales)”, y sin duda con sus profesores en la escuela.
Otro de los aportes del Profesor Guerrero es su libro «Educación emocional y apego», en el cual explica con detalle la importancia de las emociones y “el apego” como “relación de tipo emocional nos dan información sobre nosotros mismos, los demás y el mundo” para un buen crecimiento; la Neuroeducación de las emociones; los estilos de apego; la educación emocional y la necesidad de equilibrio entre sensaciones, emociones, pensamientos y acciones y las diferentes estrategias de intervención en el ámbito emocional. Les invitamos a visualizar el video que a continuación compartimos, y que ha sido colgado en YouTube por el Instituto Superior de Estudios Psicológicos, ISEP (Barcelona, España), para comprender sus declaraciones a El País (España, 18/01/2019).
EXTRACTO DE LAS CLAVES PARA FOMENTAR UN APEGO SEGURO (07´01”)

Tenemos una publicación que podría serle útil: ¿QUÉ HACER PARA APLICAR LÍMITES Y NORMAS EN LO NIÑOS?
Compartimos casi toda la entrevista publicada en el ABC (España), cuyo enlace lo colocamos al final de este artículo, y que sugerimos encarecidamente leer para juzgar la propuesta del profesor Rafael Guerrero.
LAURA PERALTA: ¿Cómo se aborda [la educación emocional] desde casa y en la escuela?
RAFAEL GUERRERO TOMÁS: “El primer paso por el que debemos transitar para convertirnos en expertos emocionales es conocer cuáles son las emociones básicas y sus principales funciones. […] debemos aprender a reconocerlas, tanto en nosotros mismos como en los demás; es decir, ser capaces de saber qué emoción estamos experimentando en un momento dado o poder reconocer la emoción de tristeza o rabia en los demás a través de su gesto facial, su cuerpo, su lenguaje, etc. […] Tanto en casa como en la escuela, debemos enseñar a nuestros hijos a regular sus propias emociones, pero, como ocurre en todo aprendizaje, primero tenemos que ayudarles a regular sus emociones (heterorregular) para que, posteriormente, sean los propios niños los que se autorregulen emocionalmente.

[…] Dado que las emociones no son hechos aislados, también tenemos que ver la relación existente entre emociones y sensaciones, pensamientos y conductas. En definitiva, la persona con una buena educación emocional es aquella que da respuestas adaptativas ante los diferentes obstáculos de la vida, sabe reponerse y tiene un buen manejo de sus emociones”.
Artículo recomendado: BEGOÑA IBARROLA: DIRIGIR Y EDUCAR CON INTELIGENCIA EMOCIONAL
BEGOÑA IBARROLA: DIRIGIR Y EDUCAR CON INTELIGENCIA EMOCIONAL

LAURA PERALTA: ¿Saben los padres hablar de emociones con sus hijos?
RAFAEL GUERRERO TOMÁS: “Desgraciadamente, los padres no tenemos recursos ni estrategias suficientes para manejar nuestras emociones como para ayudar a nuestros hijos. Por supuesto que hay algunos padres muy bien formados, sólo estoy generalizando. Daniel Goleman utiliza el concepto de «analfabetos emocionales» para referirse a los adultos en este ámbito concreto de la vida.
La sociedad, la cultura y el sistema educativo no ubican a las emociones en el lugar que le corresponde, de ahí que los adultos, en líneas generales, no seamos capaces de hablar de emociones con nuestros hijos. Nos cuesta mucho dialogar sobre la tristeza de nuestros hijos, sus miedos, etc. No nos han enseñado a manejar nuestras emociones a lo largo de nuestra infancia y adolescencia. […] y “uno hace en su vida solamente aquello que puede hacer. Afortunadamente, cada vez son más los padres, los maestros y los profesionales que dan la importancia que tienen a las emociones y las tienen muy en cuenta en su día a día”.
LAURA PERALTA: Si las emociones son involuntarias, ¿se pueden educar?
RAFAEL GUERRERO TOMÁS: “Anatómicamente hablando, las emociones nacen en una estructura del cerebro llamada sistema límbico. Todos los mamíferos tenemos sistema límbico y, por lo tanto, experimentamos emociones. Una de las peculiaridades de esta zona del cerebro, también conocida como cerebro emocional, es que todo lo que allí pasa es involuntario, inconsciente y automático. Es por ello que decimos que las emociones son involuntarias, […] Lo que sí que podemos hacer es controlar o gestionar la conducta asociada. Por lo tanto, una cosa es la emoción que vivimos y otra bien diferente es la conducta a la que nos invita la emoción. El ser humano tiene la capacidad de experimentar rabia y no mostrar su rabia, de ahí que diferenciemos entre emoción y conducta. […] Tenemos la posibilidad de diferenciar entre emoción y conducta. Esto es exclusivamente humano. El resto de los mamíferos, cuando sienten una emoción, la muestran siempre. […]”.
Una lectura muy recomendable para mejor la convivencia en nuestras escuelas, desde la educación emocional: MAITE GARAIGORDOBIL: DEBEMOS ESTIMULAR LAS COMPETENCIAS SOCIALES Y EMOCIONALES PARA INHIBIR LA CONDUCTA VIOLENTA DEL ACOSO ESCOLAR
MAITE GARAIGORDOBIL: DEBEMOS ESTIMULAR LAS COMPETENCIAS SOCIALES Y EMOCIONALES, PARA INHIBIR LA CONDUCTA VIOLENTA

Si desea leer la entrevista completa, le sugerimos ingresar al artículo fuente: «A LOS PADRES NOS CUESTA MUCHO HABLAR DE EMOCIONES CON LOS HIJOS»
Los padres y maestros “debemos sintonizar con las emociones de nuestros hijos [y estudiantes], es decir, activar nuestro cerebro emocional con el suyo vía WiFi”.
REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF
La entrada RAFAEL GUERRERO: LOS EDUCADORES SIN RECURSOS NI ESTRATEGIAS SUFICIENTES EN EDUCACIÓN EMOCIONAL, SON «ANALFABETOS EMOCIONALES» se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.

JAVIER URRA: EN LA FAMILIA NO HAY QUE PERDER LOS ROLES. UNO ES EL PADRE Y OTRO EL HIJO

Buscando conocer y reflexionar sobre educación y disciplina escolar, nos encontramos afortunamente con una entrevista de la Licenciada en Periodismo Laura Peraita al Doctor en Psicología Javier Urra, publicado por ABC (España), y que compartimos con fines educativos – pastorales.
Urra afirma que, al aumentar la esperanza de vida en el mundo de hoy, también aumentan los problemas psicopatológicos (TDAH, obsesiones, trastornos de personalidad, agresión, pensamientos psicóticos…), y además, antes sólo educaban los padres, ahora es una “conjunto de agentes”: los padres, la escuela, los medios de comunicación y las redes sociales.

Como profesores necesitamos saber, que esos niños(as) que encontramos en el aula, son el fruto cultural de su realidad social propia, de los afectos y desafectos de sus familias (a veces tan heterogéneas), con un “equipaje” singular; …  pero que en el fondo (todos) son influenciados (en menor o mayor grado) por la globalización. Urra quien ha trabajado en una Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia y ha sido defensor del menor, afirma, en esta entrevista, que “se ha acortado el tiempo de la infancia”, las nuevas tecnologías “fomentan la anorexia, la violencia, el sexo sin límites… Y quieren emularlo”, recomienda que se debe enseñar que en la vida hay conflictos, la clara función de la autoridad en la escuela, dar buen ejemplo y no perder la fe. Una opinión que merece ser conocida, no sólo por los profesores, sino también por los padres de familia y los estudiantes de años superiores.
¿Cree que la autoridad se ha deshecho en general? ¿Sus padres de familia creen que en su hogar mandan los adultos? ¿Cómo educadores, estamos convencidos que somos los encargados de transmitir los valores transcendentes de la vida?
Javier Urra: «Sí, es posible conseguir que los hijos sean obedientes»
El doctor en Psicología apunta que los padres no pueden mostrarse pasivos y pensar que su hijo «ya cambiará»
Javier Urra ha publicado recientemente su último libro «Primeros auxilios emocionales para niños y adolescentes». Asegura que sus páginas muestran una realidad muy práctica de lo que necesitan saber los padres para educar a sus hijos. «El libro puede ser criticado, pero lo que no puedo aceptar es que se diga que los niños vienen sin una guía para padres. Lo he escrito porque he estado muchos años en la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia, he sido defensor del menor y he trabajado con padres e hijos. En todo este tiempo me he dado cuenta de que pediatras, psicólogos, psiquiatras… solemos decir lo que hay que hacer a los padres, pero siempre de forma genérica. Ahora no hay excusas de no saber educar porque es un libro muy práctico».

—¿Por qué hoy hacen falta guías si las generaciones de padres de antes no las necesitaron?
Hace años los niños se morían de polio, de tuberculosis, de problemas respiratorios… Eran los asuntos que preocupaban, mientras que los temas emocionales no se estudiaban ni se tenían en cuenta. Cuando los problemas físicos desaparecen en gran medida y aumenta la esperanza de vida, nos percatamos de que el 20% de los niños tienen problemas psicopatológicos; es decir, uno de cada cinco menores de 18 años.
Se habla mucho de TDAH, pero a las consultas llegan niños obsesivos compulsivos, con problemas de trastornos de personalidad, que agreden a sus padres, con pensamientos psicóticos…Click para Twittear

«Yo he preguntado a jóvenes «¿te merece la pena vivir?», y me miraban sin saber qué responder. Si no les importa su vida, ¡qué les va a importar la de los demás!»

—¿Cuál es el motivo principal de estos problemas psicopatológicos?
Se ha acortado el tiempo de la infancia. Hay niños de 13 años que toman cinco copas en una hora y tienen comas etílicos —el año pasado 5.000 casos—. Vivimos en una sociedad estresante y eso a los niños les afecta mucho: sufren separaciones mal llevadas sus progenitores, están sobrecargados de tareas extraescolares, no tienen tiempo para jugar…
Antes educaban los padres, ahora los padres, la escuela, los medios de comunicación y las redes sociales. Las nuevas tecnologías influyen en ellos porque les permiten acceder a páginas que fomentan la anorexia, la violencia, el sexo sin límites… Y quieren emularlo. Sin embargo, les crea un vacío existencial. Yo he preguntado a jóvenes «¿te merece la pena vivir?», y me miraban sin saber qué responder muy bien. Si no les importa su vida, qué les va a importar la de los demás. En sus vidas falta que aprendan lo que significa el «tú», el ponerse en el lugar del otro. Hay que ayudarles a ponerse en el lugar del otro y descubran realidades distintas a las suyas. Los padres, por ejemplo, deberían llevarles a un hospital y mostrarles que allí hay niños ingresados niños, menores que van a morir, para que se den cuenta de lo que tienen en la vida y lo afortunados que son.

—¿No se les protege demasiado como para mostrarles esa dura realidad?

Que le de un beso. Es la verdadera vacuna para convertirle en un ser sensible, afectivo, cariñoso. No hay que ocultarle que la vida es un conflicto –para vivir en pareja, con uno mismo, con los hijos, con el compañero de trabajo…–. Si se le ofrece este tipo de educación, los problemas de psicopatía, de insensibilidad, de falta de empatía desaparecerán.

«Un niño depresivo puede confundirse con un niño ansioso, nervioso, que corre. Los padres no saben identificarlo»

—¿Se trata correctamente a los niños que sufren depresión?
No exactamente. En el 60% de casos no se tratan. La depresión cursa en los niños de manera sorpresiva para los adultos. Normalmente, cuando una persona se deprime no tiene fuerza, esta triste, se levanta tarde… Pero un niño depresivo puede confundirse con un niño ansioso, nervioso, que corre. Los padres no saben identificarlo. El adulto sabe que las cosas van mal pero que mañana será otro día, relativiza, sabe que hay herramientas para mejorar su situación. El niño, sin embargo, se suicida para mejorar las cosas, teóricamente.
—¿Qué se puede hacer para reducir esta cifra? ¿De quién depende: de la familia, de la sociedad…?
Fundamentalmente de la sociedad. Hay que entender que hay cosas que están bien y otras mal, que hay gente corrupta, sin moral… Hay que ser moral, enseñar a los niños los dilemas. Plantearle a los adolescentes, por ejemplo, las dificultades de un embarazo no deseado, preguntarles qué harían si tuvieran un bebé con un Síndrome de Down…
—¿Hace falta que los padres hablen más con sus hijos?
Los padres hablan más actualmente con los hijos que los de las generaciones anteriores. Hay que fomentar aún más esa conversación y decir a los hijos que nosotros fuimos adolescente y tuvimos problemas, pero también responsabilidades.Click para Twittear
La familia no es una democracia. Es un lugar donde mandan los adultos que son los encargados de transmitir los valores transcendentes de la vida. Hay muchas formas de hacerlo. ¿Como? Con pequeños gestos cada día. Ejemplos: dándole el fin de semana cuatro euros y sugerirle si quiere dar una parte del dinero a los más necesitados –porque aunque no lo haga, ya se le ha creado la disyuntiva de pensar en la solidaridad–;haciendo que dé un beso a la abuela demente a la que se le cae la baba… para que sea consciente del cuidado a los mayores…

«En la familia no hay que perder los roles. Uno es el padre y otro el hijo»

—Pero no siempre obedecen a lo que les dicen los padres. ¿Ha habido una pérdida de autoridad?
La autoridad se ha diluido en general, no solo la de los padres. La misma Policía está preocupada porque los jóvenes les insultan por la calle, sin motivo alguno. ¡Y ellos son la autoridad! O jueces que le dicen a un joven que tiene que ir a un internado y le contesta «¿por qué, porque lo digas tú?». Ha habido una dejación porque incluso muchos docentes han querido establecer una relación cercana a sus alumnos, como si fueran amigos, y no lo son. Es un error. Y en la familia pasa igual, pero no hay que perder los roles. Uno es el padre y otro el hijo.

—¿Cómo se puede cambiar esta situación?
Habrá que enseñarles a mirar cómo trato yo a los abuelos, que aprecien el respeto, que no les grito… Los niños se rigen por lo que ven que hacen sus padres y la mayoría de la gente es sana. Deben darse cuenta, además, que las normas las ponemos nosotros, y que si no les gusta, se siente. El mundo es un juego de poder y en ese equilibrio deben aprender. Tienen que ver que ellos no pueden imponerse y que si no obedecen deben irse castigados a su habitación, aunque se enfaden. Los choques, chulerías o empujoncitos no se pueden consentir de ninguna manera ni aunque sean pequeños porque después tendrá 26 años y el empujón será peligroso. Si no se cortan este tipo de situaciones, el niño se acostumbra a repetir este tipo de actos y a no obedecer. No puede ser, debe obedecer a la primera. Y si se le castiga, que lo cumpla siempre. Hay que hacerles saber que se le educa así por que se le quiere y porque son las reglas de una convivencia feliz.
—Entonces, ¿es posible cambiar a los hijos para que sean obedientes?
Sí, se puede. Los padres deben invertir en educación sobre todo en los primeros años porque posteriormente los problemas se hacen más difíciles y los hábitos se instauran de forma que resulta cada vez más complicado cambiar. Si no saben muy bien cómo hacerlo en algún momento, los padres deben hablar con los abuelos o, en su caso, con los especialistas, pero que no piensen «ya cambiará».
Este contenido ha sido publicado originalmente por ABC (España) en la siguiente dirección: abc.es
La entrada JAVIER URRA: EN LA FAMILIA NO HAY QUE PERDER LOS ROLES. UNO ES EL PADRE Y OTRO EL HIJO se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.

MANUEL ANTONIO FERNÁNDEZ: ES NECESARIO FORMAR ADECUADAMENTE A LOS MAESTROS PARA ATENDER A LA DIVERSIDAD

El Doctor Manuel Antonio Fernández Fernández, con Licenciatura en Medicina en la Universidad de Cádiz (España) y especialización en Pediatría en el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla (Espalña); se ha dedicado a la Neurología Pediátrica (2010), opina que “sigue siendo muy necesario avanzar en la comunicación a la sociedad sobre los problemas neurológicos infantiles. Sin embargo, esto es complejo debido a la gran variedad de trastornos que existen, la dificultad de su detección y diagnóstico y el enorme desconocimiento de la inmensa mayoría de ellos”.

Respecto al TDAH dice que existe “mucha controversia inútil sobre cosas tan básicas como si existe o no”, y cada vez que escucha a alguien cuestionar este trastorno, le invita a ir una tarde a su consultorio y escuchar a las familias que atiende, “los problemas que sufren y cómo mejora la situación cuando se detecta, se informa y se trata correctamente”. EL NEUROPEDIATRA.

El Doctor Fernández también ha obtenido Máster en TDAH, Universidad Pablo de Olavide (2012) y Master en Trastornos del Espectro Autista, Universidad de la Rioja (2015). Recientemente se le ha concedido el premio de Doctoralia Awards 2018, reconociéndole como el mejor pediatra de España. Y dado que como profesores debemos tener el mayor conocimiento posible sobre los trastornos de aprendizaje, aprovechamos el estar “ante un profesional altamente destacado que nos inspira con su labor y que, a su vez, puede enseñarnos grandes cosas”; y apoyar nuestra actualización permanente. Les sugerimos recordar una publicación anterior: LOS TRASTORNOS Y LAS DIFICULTADES DE APRENDIZAJE MÁS COMUNES.
LOS TRASTORNOS Y LAS DIFICULTADES DE APRENDIZAJE MÁS COMUNES

Compartimos (por motivos únicamente educativos), tres preguntas y respuestas de la entrevista al Doctor Fernández publicada en el portal ERES MAMÁ y cinco respuestas a las preguntas que Carlota Fominaya le formuló para el ABC (España). Y nos mueve, sobre todo, aquellas opiniones sobre la Neuropedatría y su apoyo a la Educación. El Doctor Fernández asegura que «si las notas no son las esperadas, quizás sea el momento de ver qué ha fallado», y para ello es necesario cambiar los paradigmas sobre el aprendizaje.
ERES MAMÁ: Brevemente, ¿en qué consiste la neuropediatría?
MANUEL ANTONIO FERNÁNDEZ: La Neurología Pediátrica es la parte de la medicina, dentro de la especialidad de pediatría, que se ocupa de garantizar que el desarrollo neurológico de los niños sea el adecuado desde el momento de la concepción, es decir, desde que la mujer queda embarazada hasta la llegada a la vida adulta que es cuando se considera que finaliza el desarrollo. Como ves, esto va mucho más allá de lo que actualmente piensa la mayoría de los padres y, entre otras cosas, significa que estamos aún lejos de conseguir un pleno desarrollo de la especialidad y de las responsabilidades de un neuropediatra.
ERES MAMÁ: ¿Cómo influye la neuropediatría en la detección de trastornos como el autismo?
MANUEL ANTONIO FERNÁNDEZ: “La labor de la neurología infantil es la de velar por un neurodesarrollo normal, pero también la de actuar cuando este proceso madurativo no sigue el camino adecuado.
Una cosa que debemos hacer desde ya es dejar de hablar de autismo como si fuera un problema único y concreto. No es así. Se llama autismo al conjunto de síntomas o conductas que tiene una persona que no es capaz de regular los mecanismos cerebrales necesarios para mantener una relación normal con el entorno. Esto puede deberse a multitud de causas, y los «tipos» de autismos que puede haber, por lo tanto, también son múltiples.”Click para Twittear
ERES MAMÁ: Desde el ámbito educativo, ¿cómo deben actuar los docentes?
MANUEL ANTONIO FERNÁNDEZ: “El ámbito educativo es fundamental para que un niño autista consiga una evolución positiva, ya sea en un centro ordinario o de educación especial. La labor de los docentes es imprescindible como apoyo a la terapia seguida por los profesionales sanitarios y, por supuesto, como apoyo a las actividades complementarias que realizan los padres y toda la familia.
En la medida de lo posible, hay que valorar la utilidad para estos niños con TEA de permanecer en centros ordinarios para potenciar su inclusión social. Para ello, no solo es necesario invertir en personal de apoyo sino formar adecuadamente a los maestros y profesores para que cuenten con las competencias y herramientas necesarias en su actividad profesional y atención a la diversidad.
Estas preguntas y respuestas han sido tomadas literalmente de la entrevista publicada en el portal ERES MAMÁ:  ENTREVISTA A MANUEL ANTONIO FERNÁNDEZ: LA IMPORTANCIA DE LA NEUROPEDIATRÍA EN LA ACTUALIDAD.
Quizá le interese este anterior artículo: LOS TRASTORNOS Y LAS DIFICULTADES DE APRENDIZAJE MÁS COMUNES
CARLOTA FOMINAYA: ¿Cuando debe encenderse la luz de alarma?
MANUEL ANTONIO FERNÁNDEZ: “Cuando las notas no son las esperadas, o cuando se detecta un rechazo del niño hacia el estudio. Creo que ese es el momento de ver si hay algún problema añadido. Me temo que, aunque no sea nada agradable de oír, estas situaciones se dan cada trimestre mucho más de lo que nos gustaría a todos. […] Son cifras abrumadoras por no decir bochornosas a pesar de que se cree mucho revuelo cada vez que aparecen en los informes que solemos conocer como el PISA y similares. Podemos enfadarnos ante estos datos o negarlos ciegamente, pero no resolveremos nada si no cambiamos lo que estamos haciendo en la actualidad. Lleva demostrándose años que este sistema no cumple las expectativas suficientes. No está a la altura de las necesidades de nuestra sociedad y por supuesto, de las necesidades de los chicos que están cursando ahora los diferentes ciclos de educación obligatoria. […] Partiendo de esta cruda y tozuda realidad, mi experiencia me deja claro cada día que lo primero que deberíamos hacer, como padres, cuando nuestro hijo llega con unas notas que están por debajo de lo que esperamos o encontramos en él un gran rechazo o desmotivación por los estudios, es plantearnos cuál es el motivo.
Lo que veo cada día en mi consulta es que hay una gran cantidad de chicos con dificultades en los estudios que son catalogados de forma habitual como alumnos de baja capacidad o poco interés por los estudios. Dicho de forma popular para que quede más claro, la dinámica habitual por parte de muchos educadores, padres e incluso profesionales sanitarios especializados en educación, definan a estos niños como torpes o vagos”.Click para Twittear

CARLOTA FOMINAYA: ¿En qué se basan para etiquetarlos como vagos?
MANUEL ANTONIO FERNÁNDEZ: “Muchos de estos casos llegan a nuestro centro con estudios realizados en el centro escolar o en algún otro centro psicopedagógico o psicológico que se basan en diferentes pruebas para la evaluación del Cociente Intelectual (CI). Si este test resulta con un resultado en el límite bajo o directamente bajo, se diagnostica al chico de baja inteligencia o inteligencia límite. Si los resultados son normales, se le cataloga como desmotivado o falto de interés.
Evidentemente, esto tiene una enorme repercusión tanto para el propio niño como para sus padres debido a las consecuencias que se derivan de estos hechos. Los niños se auto asignan la etiqueta de vagos o torpes, igual que hace el resto de su entorno y en base a esto, actual todo el mundo.
En mi opinión debería cambiar este paradigma. No porque sea una mera invención mía sino porque los datos científicos así lo demuestran. Parto de la base de que, por pura naturaleza humana, todo niño tiene un estímulo innato por el aprendizaje y la evolución. Solo aquellos que tienen alguna dificultad que les limita esta capacidad, muestran problemas al respecto”.
CARLOTA FOMINAYA: ¿Cuáles son los principales causantes de problemas de rendimiento escolar?
MANUEL ANTONIO FERNÁNDEZ: “Actualmente, los principales causantes de problemas de rendimiento escolar son tres. Por un lado, está el Trastorno por Déficit de Atención y/o Hiperactividad, conocido como TDAH, que presenta un 7% de los niños en edad escolar entre los 6 y los 14 años. Por otro está la dislexia, que encontramos en un 8% de los niños de estas edades.
»Finalmente,Click para Twittear Si sumamos estas tres cifras podemos ver como tenemos un 24%, dato bastante cercano al de fracaso escolar. Por tanto, cuando nos encontramos problemas de rendimiento académico en nuestro hijo, lo primero que deberíamos plantearnos es qué está ocurriendo porque es más que probable que nos encontremos alguna de estas tres situaciones y podamos encontrar una solución al problema que tenemos.»]
CARLOTA FOMINAYA: ¿Está sugiriendo que los test de inteligencia no son infalibles?
MANUEL ANTONIO FERNÁNDEZ: “Hace falta mucha experiencia para detectar estos casos. De hecho, algo fundamental es ser capaz de interpretar correctamente los resultados de las pruebas. No son normales porque no ocurra nada sino porque el TDAH no permite que los chicos tengan el resultado que se merecen en los tests de inteligencia. Por el otro lado, las referencias de los test para TDAH, están hechas con niños de coeficiente intelectual normal. Esto hace que, en un superdotado, pueda pasar desapercibido el TDAH en los tests porque se le está comparando con niños de inteligencia media. Todo esto es un juego de matemáticas complejo, pero es la clave de muchos de los problemas educativos de nuestro sistema. Si no hacemos nada para solucionarlos, las cifras de fracaso escolar seguirán sin mejorar por mucho que invirtamos. Por otro lado, es evidente que también hay casos en los que los problemas se deben a otras cuestiones como problemas emocionales, sociales, económicos… del propio chico o su familia. En estos casos, la situación es muy diferente y las medidas a tomar también, pero en comparación con los temas que estamos tratando, las cifras con mucho más bajas”.
CARLOTA FOMINAYA: A todo esto, le podemos sumar que las técnicas de estudio no son las adecuadas…
MANUEL ANTONIO FERNÁNDEZ: “En relación a las técnicas de estudio, algo habitual entre los niños con déficit de atención es que tengan problemas de memoria a corto plazo. […]Si equiparamos esto al estudio, hace que los niños con TDAH no puedan dedicar periodos largos. Necesitan hacer paras cada poco tiempo y esto les dificultad establecer rutinas de estudio adecuadas, planificar y organizarse. Precisamente por esto, es fundamental reforzar esta área en cualquier chico con problemas de rendimiento en los estudios”.
La entrevista completa que otorgó a Carlota Fominaya la puede Usted leerla aquí: «MUCHOS NIÑOS ETIQUETADOS DE VAGOS EN REALIDAD TIENEN PROBLEMAS DE APRENDIZAJE»
“Es fundamental que tanto los padres como los educadores tengan los conocimientos suficientes para ayudar a todos los niños en su desarrollo y que colaboren de forma constante y abierta con el único objetivo de llevar las capacidades de cada niño al límite más alto posible para que puedan convertirse en adultos plenos, felices y completamente integrados en la sociedad”. (Manuel A. Fernández, 28/03/2019)
REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF
La entrada MANUEL ANTONIO FERNÁNDEZ: ES NECESARIO FORMAR ADECUADAMENTE A LOS MAESTROS PARA ATENDER A LA DIVERSIDAD se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.

HEMOS CONSEGUIDO QUE LOS NIÑOS ODIEN LEER

El filósofo Michael W. Apple (1942) es un especialista en educación, y un experto en la teoría curricular y la investigación, la enseñanza fundamental, y el desarrollo de las escuelas democráticas. Es particularmente un estudioso crítico de la teoría de Paulo Freire. Actualmente es profesor en la Universidad de Wisconsin-Madison (USA).
Compartimos, con fines únicamente educativos – pastorales la entrevista que sostuvo con Paula Molina del Portal “Qué Pasa” de Chile; y aunque se refiere en particular a la educación chilena (en buena parte del diálogo), consideramos muy interesante conocer su opinión también sobre los salarios y la evaluación docente, Singapur, Inglaterra y la excesiva preparación para las pruebas, que han hecho a los niños restar importancia a la lectura.

“Hemos conseguido que los niños odien leer”
El estadounidense Michael Apple, uno de los filósofos de la educación más importantes del mundo, advierte sobre los modelos educativos que está mirando Chile en su reforma, y sobre el peligro de los test. “Uno no es un número”, sentencia.
“Me preocupa Chile”, dice Michael Apple.
Se trata de uno de los principales filósofos de la educación en el mundo. Académico estadounidense, profesor de la Universidad de Wisconsin-Madison, Apple es uno de los principales teóricos de la pedagogía crítica de Paulo Freire, y la suya es una mirada inquisitiva sobre la educación en su país y en el mundo, similar a la que plantea Noam Chomsky en política.

El profesor recibe a Qué Pasa en la capital chilena, hasta donde viajó para ser investido como Doctor Honoris Causa de la Universidad de Santiago.
—¿Qué le preocupa de Chile?
—Chile ha liderado un tipo particular de reforma durante las últimas décadas, basada en los vouchers, la privatización, la profesionalización de los profesores, la selección de los alumnos. Bachelet está tratando de moderar y cambiar esas reformas. Es un paquete, pero algunos de sus elementos me preocupan. Uno de ellos es el de los vouchers. Está ampliamente probado que los vouchers no reducen la desigualdad y que, en el mejor de los casos, la mantienen. En Estados Unidos han tenido efectos muy perversos.
—¿Qué otro aspecto le inquieta?
—Lo que se llama la profesionalización de los profesores. Daré un ejemplo estadounidense, ya que Chile ha tomado mucho de allá, desde los Chicago Boys hasta su armamento. Allí Obama, a quien respeto, propuso que el salario de los profesores dependiera en parte de los resultados de las pruebas a los estudiantes.
Pero ya sabemos, ampliamente, que si miro dónde vives y en qué trabajan tus padres, voy a ser capaz de predecir, con una pequeña variación estadística, cómo te va a ir en cualquier prueba que te tome. Aún así, el sistema hace que a los profesores sólo les preocupen las pruebas, y a los niños sólo se los prepare para contestarlas. Los profesores son menos profesionales, menos autónomos y la mayoría de los niños recibe una educación poco robusta, donde no se les enseña ciencia, ni arte, no leen nada importante, porque sólo los evaluamos según sus habilidades básicas en lectura y matemáticas. Miro a Chile con los ojos de muchos países, respeto las luchas por la democracia que aquí se han dado, pero me preocupa que en la reforma se incorporen ideas que vienen de EE.UU. o Inglaterra, cuando allá están en el debate.
—¿Hacia dónde miraría usted, en cambio?
—Si Chile va a mirar a otros países, tiene que saber qué está pasando en ellos. En Inglaterra se está planteando convertir los colegios en “academias”, que dependan a nivel local, que compitan entre ellas en un sistema muy similar al que se impuso en Chile. Eso reduce el presupuesto público para educación, y favorece a los colegios privados y a las familias que pueden pagarlos. Sabemos que los barrios determinarán los resultados de los colegios. Sabemos que los colegios seleccionan a los alumnos, aunque el Estado lo prohíba. La idea del sistema es que los padres eligen, pero eso no pasa en ningún lugar del mundo. Los colegios eligen a los niños y a los padres.

—Descartamos Inglaterra entonces…
—Y claro, hay una nación que, se supone, valdría la pena mirar: Finlandia. He pasado mucho tiempo en Finlandia, y me parecería perfecto seguir su ejemplo, si Chile o Estados Unidos, que también ama a Finlandia, como casi todos los países, hicieran lo que ellos hacen: doblar o triplicar el sueldo de los profesores, pagar sus estudios de posgrado, permitir sindicatos poderosos. Y necesitaríamos además un sistema de seguridad social muy fuerte, para que la diferencia entre ricos y pobres sea pequeña. En Chile es enorme, igual que en Estados Unidos, donde además va en aumento. En Finlandia, si un padre queda sin trabajo, su hijo recibirá ropa de calidad, para que nadie sea marginado porque no tiene qué ponerse. Si quiero seguir el camino de un país, no sólo miraría su educación, sino todo lo demás.
—¿Miraría a otros países con buenos resultados?
—Primero, insistiría: los buenos alumnos y los buenos profesores no se miden en las pruebas. Yo nací muy pobre. Fui la primera generación de mi familia que terminó la educación secundaria. Y aquí estoy, soy un profesor. Así que yo sé que, a veces, las escuelas pueden compensar la pobreza. Pero también sé que la mayor parte del tiempo no pueden, a menos que la educación se vincule a otras reformas sociales.
—¿Qué piensa del caso de Singapur?—
En el caso de Singapur hay escuelas de élite, donde los alumnos reciben una educación creativa, interesante, orientada a formar doctores, políticos, abogados. El resto de la población es educado para responder las pruebas. Y luego tienes un enorme grupo de inmigrantes provenientes de China, India, Filipinas a cuyos hijos, simplemente, no se les toma la prueba. Shanghái es aun más interesante. Yo hice clases en Shanghái, que es una ciudad impresionante. Imagina una ciudad donde todos los edificios son como el que ustedes tienen en Santiago (la torre del Costanera Center). Se ve muy rico. Pero en China unos 300 millones de personas han migrado del campo a la ciudad. Y China desarrolló un sistema de pases de residencia para moverse de un lado hacia otro. Con los trabajadores hace vista ciega, porque necesita mano de obra, pero que no les permite traer a sus hijos a la ciudad. Los niños entran igual, pero quedan sin acceso a la educación. Los educan de forma ilegal, en fábricas viejas, en garajes sin calefacción. O los incorporan a programas de “educación especial”, pero en ningún caso rinden las pruebas. Sólo los niños que tienen permiso de residencia van a las escuelas públicas y dan las pruebas. Mi punto es que las mediciones pueden ser muy engañosas. Chile debe entender que si toma una idea de Singapur, o de cómo se enseña matemáticas en Shanghái, tiene que preguntarse cuánto sabe de esa sociedad.
—¿Cuál es la alternativa a las pruebas estandarizadas para medir la educación?
—Tenemos que encontrar formas distintas de evaluación. En Maine, Estados Unidos, sólo el 25% de la evaluación de niños y profesores se basa en sus resultados en las pruebas. El resto es observación, participación, se contempla el portafolio de los estudiantes, su desempeño en arte, poesía, su capacidad para escribir ensayos. Son evaluaciones que toman tiempo y trabajo. Pero los profesores sienten que se les trata como a profesionales, y no sienten que tienen una prueba sobre su cabeza cada día.

—¿No hay nada que podamos aprender de los resultados de las pruebas?
—Parte de la realidad se puede evaluar a través de números. En educación, los números son los test. Pero si usted le pide a alguien que evalúe su día, esa persona no le dará un número, le va a contar una historia. Uno no es un número, uno tiene un relato mucho más rico. No me opongo a la evidencia, pero los profesores y la comunidad deben debatir qué evidencia necesitan. Por qué resultados van a juzgar a los profesores. La educación no debería tratarse sólo de pruebas, debería dar a los niños las habilidades para reflexionar sobre su vida, para pensar en su futuro y el de su nación. Si no, la educación sería una fábrica. Es en el colegio donde aprendemos a cooperar, a compartir, a ser solidarios.
—¿Qué pasa con los alumnos frente a las pruebas?
—Incluso en los colegios donde les va bien, cuando les preguntan a los niños si les gusta leer, responden cosas como “no, lo odio”. El foco en los test genera una disposición negativa hacia el aprendizaje. Eso es lo que llamamos el “currículo oculto”. Los colegios harán cualquier cosa para mejorar su resultado en las pruebas, porque ellos y los profesores dependen de esos resultados y se ha convencido a los padres de que eso es lo único que importa. Pasa en Chile, Estados Unidos, Francia, Alemania. Lo que hemos conseguido es que los niños odian leer. Y luego nos preguntamos por qué, cuando tratamos de conversar con ellos, prefieren jugar Angry Birds. Porque les han dicho que leer no es algo valioso para ellos, que sólo vale para tomar una prueba.

—¿Cuánto hay de política en la educación?
—La educación siempre es política. Yo uso el concepto de “conocimiento legítimo u oficial”. De cientos y miles de cosas posibles, sólo elegimos algunas para enseñar a los niños. Esa elección es un acto político.
 Este contenido ha sido publicado originalmente por Qué Pasa en la siguiente dirección: quepasa.cl 
La entrada HEMOS CONSEGUIDO QUE LOS NIÑOS ODIEN LEER se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.

HENRY GIROUX: LOS DOCENTES SON UN BIEN COMÚN Y MERECEN MÁS RESPETO QUE UN BANQUERO O UN EJECUTIVO

El Doctor en Educación Henry Giroux (1943), es un crítico cultural estadounidense y uno de los teóricos fundadores de la pedagogía crítica.  Reconocido por haber compartido publicaciones y seguido la línea pedagógica con Jean Piaget. Sus teorías se basan en la importancia de que las estrategias didácticas promuevan el pensamiento crítico del alumno y tengan en cuenta un contexto de democracia, justicia social, poder, cultura y comunidad. Actualmente reside en Toronto (Canadá), como profesor en la Universidad McMaster, donde ostenta la cátedra de Cadenas globales de televisión en la carrera de Ciencias de la Comunicación. La Universidad Memorial de Canadá le concedió un doctorado honorario en letras.

Quizá le pueda ser útil esta publicación anterior: 3 LIBROS DE JEAN PIAGET QUE TODO DOCENTE DEBE LEER – DESCARGA GRATUITA.

Giroux, después de ofrecer una conferencia en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (España), dialogó con Ana Torres Menárguez, y cuyo contenido ha sido publicado por El País (España, 14/05/2019), y también concedió en Girona (España) una entrevista a La Vanguardia (Silvia Oller) “en la que deja clara la necesidad de repensar cuál debe ser el objetivo de la educación y cuestiona la utilidad de los actuales métodos de evaluación”.

La Web del Maestro CMF, por motivos únicamente educativos, de formación permanente y tratando de compartir las declaraciones de Henry Giroux, con la intención que nos pueda servir (como una opinión especializada y un particular punto de vista sobre la educación) a la mayoría de esta comunidad educativa digital, compartimos cuatro preguntas de El País y cuatro de La Vanguardia (06/05/2019), sobre qué es la pedagogía crítica, la formación docente, la innovación educativa, los exámenes, las tecnologías digitales, la inversión en educación, y las habilidades que deben desarrollar los estudiantes. (Los resaltados son nuestros).
ANA TORRES: ¿Qué es la pedagogía crítica?
HENRY GIROUX: “No es un método que se pueda aplicar en los colegios. Es una revisión del tipo de escuela que queremos. Es un intento por reconocer que la educación es siempre política y el tipo de pedagogía que se usa tiene mucho que ver con la cultura, la autoridad y el poder. La historia que contamos o el futuro que imaginamos se refleja en los contenidos que enseñamos. La pedagogía tal y como está planteada ataca en lugar de educar. Es un sistema opresivo basado en el castigo y en la memorización, que persigue el conformismo. Hay que desarrollar otros métodos que formen alumnos capaces de desafiar las prácticas antidemocráticas en el futuro”.
SILVIA OLLER: ¿Los profesores están preparados para hacer pedagogía crítica en las aulas? ¿Tienen suficientes recursos?
HENRY GIROUX: “Si queremos que los profesores sean críticos, hay que formarlos ya sea a través de programas pedagógicos o didácticos”.
ANA TORRES: Desde hace unos años, ha habido una ola de innovación educativa que ha transformado muchos colegios. ¿No cree que estén cumpliendo esa función?
HENRY GIROUX: “Las escuelas están siendo atacadas, especialmente desde Gobiernos fascistas y de derechas. […] La crisis de la escuela es la crisis de la democracia. Los gobiernos de derechas no quieren que la gente piense y la educación tiene un papel central en la lucha contra las narrativas tóxicas y el surgimiento de ideologías ligadas a la supremacía blanca”.

Le sugerimos leer una publicación anterior: INNOVACIÓN EDUCATIVA ¿EN MAYÚSCULAS O MINÚSCULAS INNOVACIONES?

SILVIA OLLER: ¿Recomendaría el modelo educativo finlandés, que tantas alabanzas recibe?
HENRY GIROUX: “En el modelo finlandés los profesores son muy respetados, cobran buenos sueldos, son tratados como un bien público, tienen un gran control sobre sus aulas que tienen ratios pequeñas. Respaldo ese modelo para cualquier país.
Los docentes son un bien común y merecen más respeto que un banquero o un ejecutivo. Uno de los índices que ayuda a medir cómo un gobierno trata a sus menores es a partir de la inversión en educación. Cuando se invierte más en gasto militar que en educación, hablamos de una sociedad que agoniza, moribunda”.Click para Twittear

SILVIA OLLER: ¿Es partidario de los exámenes?
HENRY GIROUX: “Los exámenes forman parte de un discurso de opresión, son una forma de disciplinar a estudiantes y a profesores y creo que roban la imaginación de los alumnos. Los exámenes se han convertido en una maldición al servicio de los poderes empresariales y otros poderes que buscan beneficios, ya que lo único que hacen es eliminar la autonomía de los maestros. A los docentes se les dice que hay que evaluar a sus alumnos y sobre qué contenidos, pero en el fondo esto hace que los maestros cada vez sepan menos de sus pupilos y de su comunidad y los estudiantes no se sienten ni motivados ni esperanzados”.
ANA TORRES: ¿Cuál es el peligro de los exámenes?
HENRY GIROUX: “Son una estrategia para hacer ciudadanos menos críticos. A los profesores se les ha dicho que no son intelectuales, que son tecnócratas y que están ahí para medir el conocimiento de los alumnos, que lo que importa son los exámenes. Parece que la evaluación es el centro del sistema educativo. Pero la función de la escuela debería ser conseguir crear ciudadanos tolerantes, con capacidad de diálogo.
El colegio es el lugar donde se crean las identidades. ¿Quién quieres ser? Cuando el profesor y los contenidos son incuestionables, están inculcando una forma autoritaria de entender la sociedad. Silenciar las dudas sobre lo que viene dado desde arriba. Click para Twittear
ANA TORRES: ¿No cree que las escuelas deben preparar a los alumnos para las habilidades que pide el mercado de trabajo? Van a encontrar un terreno muy competitivo.
HENRY GIROUX: “No les tienen que preparar para el trabajo que tendrán en el futuro, sino para el tipo de sociedad en la que quieren vivir. Te ofrezco las habilidades digitales para que trabajes en Google o en Facebook, pero vivirás en una sociedad fascista e intolerante. Eso no vale. Hay que priorizar que aprendan a ser ciudadanos informados …  […]”.
SILVIA OLLER: ¿Un mundo tan repleto de pantallas coarta el espíritu crítico de un alumno?
HENRY GIROUX: “Existe un error fundamental en relación a la cultura digital que es culpabilizar a la tecnología en vez de la sociedad que la usa. Las tecnologías se pueden usar de formas muy productivas. Cuando hablamos de cultura digital, nos referimos a los estudiantes como consumidores, pero creo que deberíamos tratarlos como productores de cultura: debemos ayudarles a controlar sus medios, a producir sus propios periódicos, a contactar con estudiantes de otros países para hablar de injusticias y de lo que la prensa convencional no aborda”.
ANA TORRES: Le podrían acusar de tener una visión demasiado utópica.
HENRY GIROUX: “Sobrevivir no es solo encontrar el trabajo adecuado, es reclamar un buen sistema público de salud o el derecho a una vivienda digna. El sistema escolar, basado en la competitividad entre iguales y en la idea de ganadores y perdedores, enseña a creer que cuando tienes un problema la culpa es tuya. Que los problemas son individuales. Las personas no pueden trasladar los problemas personales a carencias del sistema. Así surgen individuos alienados que se culpan a sí mismos de su situación desgraciada. «No hice lo suficiente en el colegio, por eso me va mal», piensan, en lugar de mirar al estado del bienestar, ver si se está desmantelando. Hay que enseñar a luchar y a exigir a la administración que cumpla sus obligaciones”.
Les recomendamos leer la información completa de la entrevista de El País en este enlace: “LA CRISIS DE LA ESCUELA ES LA CRISIS DE LA DEMOCRACIA”, y la entrevista de La Vanguardia en este enlace: HENRY GIROUX : “LOS EXÁMENES ROBAN LA IMAGINACIÓN A LOS ALUMNOS”
“Y creo que la educación debería dotar a los niños de las aptitudes, los valores para hacer una sociedad sin injusticias, ayudarles a ser reflexivos y también compasivos. Debemos ayudarles a ampliar su imaginación, a aprender, pero también debemos intentar lograr que la educación pueda llevar a un cambio social”.
REDACCIÓN WEB DEL MAESTRO CMF
La entrada HENRY GIROUX: LOS DOCENTES SON UN BIEN COMÚN Y MERECEN MÁS RESPETO QUE UN BANQUERO O UN EJECUTIVO se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.

PABLO PÉREZ: CUANDO SE ESCUCHA HABLAR DE EDUCACIÓN, SE HABLA DE TECNOLOGÍA, COMO SI FUERA EL CAMINO PARA ARREGLAR LA EDUCACIÓN

El médico, filósofo, educador y psicopedagogo refiere que la educación es y será siempre muy importante para la sociedad y el país. Sus 45 años en la docencia lo autorizan a hablar sobre este tema.
Más de 30 años formando educadores en la Universidad de Piura, y más de 45 en la docencia universitaria, validan al doctor Pablo Pérez para analizar el sistema educativo actual que, por lo general, enfoca al hombre hacia la obtención de un oficio y no a su formación como tal.

A continuación compartimos con fines educativos la entrevista realizada por Koko Zavala al Doctor Pablo Pérez para el portal de la UDEP.
Esperemos que el siguiente material sea de utilidad para toda la comunidad docente.
Solo la educación forma hombres
El profesor universitarios refiere que la educación es y será siempre muy importante para la sociedad: “Es lo fundamental para hacer hombres. Leía ayer cosas de la educación china y de la educación antigua en general, y la entendían como algo que intenta formar hombres, fundamentalmente. Hoy, se ha transformado en algo que pretende una formación técnica profesional y claro, ha hecho que todo sea una preparación para la futura actividad laboral, por lo que se educa en función de la carrera universitaria, transformada en el aprendizaje de una actividad profesional; pero, lo fundamental de la educación es formar hombres”, subraya.

¿Esta formación técnica sería una de las causas de los tiempos difíciles que atraviesa la educación en nuestro país?
Los tiempos difíciles pueden pasar por muchas cosas o pueden tener muchos orígenes. En la sociedad actual son causados por la visión del hombre y del mundo, por lo que ambos entienden como lo más valioso. Y es claro que es el desarrollo económico, no la integridad del hombre en sus diversos aspectos.  La formación técnica es la consecuencia de esa visión del hombre, y la sociedad, de la vida y de lo que hay que conseguir. A esos intereses apunta la educación. Por lo tanto, no es problema de la educación sino de las metas personales y sociales.
La educación tiene que engendrar de nuevo a los hombres y hacer que tengan unas determinadas ilusiones. En la sociedad actual parece que a los hombres los forma la técnica profesional sea del abogado, del arquitecto, del ingeniero, etc., cuando el hombre como tal, los principios que lo mueven, se forman antes. El formar pensando en la universidad y en la profesión ha hecho que esa educación primera no cumpla su objetivo, lo cual es catastrófico. Pero esa mentalidad también la tiene el profesorado. Y en el momento que lo más importante no sea formar un hombre sino enseñar un oficio, estamos perdidos, se educa para aprender un oficio y ganar dinero, y eso produce un hombre y una sociedad con problemas y sin grandes ideales.
¿Quiere decir que estamos perdiendo la batalla ante el incontenible avance de la tecnología aplicada en la educación?
Estamos perdiéndola, incluso, cuando se escucha hablar de educación, se habla de tecnología, como si fuera el camino para arreglar la educación y de hacer hombres. La tecnología nos ayuda para otras cosas, no para hacer hombres. Es la educación en la verdad la que tiene que hacer hombres.
En este punto, ¿cuál es el rol que le compete a la Universidad?
Yo creo que la Universidad, que la institución universitaria, es sobre todo un conjunto de profesores y de alumnos; pero, evidentemente, lo más importante en ella son los profesores, pues son los que van a hacer que los alumnos puedan adquirir la madurez para que sepan y quieran sacar el mundo adelante. Incluso diría que los profesores universitarios e investigadores de alto nivel son los que sacan al país adelante con el nivel adecuado.
¿Cree usted que gran parte del sistema universitario tiene ese rumbo?
Actualmente, existe un problema moderno terrible y es que la Universidad ha pasado a ser una empresa en la que muchos hacen un trabajo de empleados, en lugar de realizar y desarrollar su labor con verdadera vocación investigadora y docente, con grandes deseos de mejora, de sacar adelante algo que es propio.

Tenemos que hacer una universidad donde todos tengamos un ideal de realizar un trabajo que nos entusiasme, y no el trabajo que nos encomiendan, donde somos empleados para hacer lo que nos digan. La Universidad no es una empresa que te contrata para vivir, sino que es una tarea que tú quieres hacer; y, la investigación y la formación es una cosa muy personal no es una tarea que a uno le imponen, yo creo que eso es lo fundamental para que la Universidad conserve su espíritu.
Respecto a la Universidad de Piura, ¿en qué momento se vincula usted con ella, con la Educación?
Yo llegué a la Universidad de Piura en el 71, pero me animaron a venir y lo decidí en el 69. Estaba en la Universidad de Navarra y la ilusión de venir al Perú a hacer una universidad que se pareciera a aquella imagino que es lo que me convenció de venir. En ese entonces, (1969) estaba haciendo mi tesis doctoral y la terminé en mayo del 70. Una vez culminada, arreglé todo y vine en febrero de 1971.
¿Cómo era el ambiente académico de entonces?
Cuando llegué, yo era un médico dedicado a la investigación bioquímica, sabía que al venir a Perú tenía que colgar la Bioquímica. Ya en la UDEP, me encontré que tenían a Mons. Juan Antonio Ugarte como profesor de Química, yo ocupé el vacío que dejó al irse. Los primeros años, estuve en Ingeniería aprendiendo química. Sabía la química de la Bioquímica, pero no la de ingenieros. Los primeros años fueron de un nuevo aprendizaje para conseguir ponerme al nivel de los ingenieros.
¿Cómo era la relación profesor-alumno?
En aquel entonces éramos muy poquitos. La vida universitaria era de mucha cercanía con los alumnos, no solo con los que les dictabas clases, sino con todos; y, es que, en general, casi enseñabas a la mayoría. Yo dicté a todos los alumnos de Ingeniería, a una gran parte de los de Administración y Ciencias de la Información. Entonces, éramos gente conocida que nos queríamos. Yo siempre digo que el cambio de la Universidad lo describo diciendo que primero conocía a todos, después a todos los profesores y todos los alumnos me conocían a mí, más tarde, los profesores me conocían pero no todos los alumnos, y después ni los profesores ni los alumnos me conocían a mí. Ha ido cambiando conforme ha ido creciendo, pero tú lo recordarás también, ¿no?
Este contenido ha sido publicado originalmente por Universidad de Piura en la siguiente dirección: udep.edu.pe
La entrada PABLO PÉREZ: CUANDO SE ESCUCHA HABLAR DE EDUCACIÓN, SE HABLA DE TECNOLOGÍA, COMO SI FUERA EL CAMINO PARA ARREGLAR LA EDUCACIÓN se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.

PABLO FERREIRO: FUNCIONARIOS PÚBLICOS ¿CÓMO ELEGIR A LOS MEJORES?

Pablo Ferreiro es Doctor en Ingeniería Industrial del Politécnico de la Universidad de Madrid, España. Tiene un postgrado en Psicología Industrial de la Universidad de Barcelona. Se desempeña como Profesor Visitante del Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE), la Universidad de Navarra, del Instituto de Alta Dirección Empresarial (INALDE) de la Universidad de Sabana, Colombia, así como del Instituto de Altos Estudios Empresariales (IAE) de Argentina. Ha escrito libros y artículos en revistas especializadas, y es consultor y asesor de empresas.

A continuación compartimos con fines educativos la entrevista realizada por Elena Belletich al Doctor Pablo Ferreiro para el suplemento Semana y que también se encuentra publicada en el portal de la UDEP.
Esperemos que el siguiente material sea de utilidad para toda la comunidad docente y público en general.
Funcionarios públicos: ¿cómo elegir a los mejores?
¿Por qué fallan tanto las instituciones, las personas? Es de suma importancia señalar que el problema latente sigue siendo este: la falta de idoneidad de las personas elegidas, falta de valores y de capacidad.
Si en el “Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad”, alguien duda de que el proceso de elección y selección del personal es un factor clave en el éxito y en los resultados de una gestión, el problema es, entonces, mucho más grave de lo que parece. Para comprenderlo,  recurrimos al doctor Pablo Ferreiro y a sus más de 40 años de experiencia en la formación de directivos.

Creo que muchos de los que venimos del siglo XX, alguna vez pensamos que con el siglo XXI llegarían las soluciones a los perores problemas de la humanidad: hambre, desempleo, delincuencia, pobreza, guerras; o los problemas de ineficiencia e ineptitud de una gran mayoría de funcionarios públicos, algunos que ni siquiera tienen que ver con la falta de dinero, pues, por ejemplo, no son pocos los casos en los que de los porcentajes de  los presupuestos asignados a la realización de obras, apenas se utiliza un porcentaje mínimo, al final del periodo de ejecución.

LOS PROFESIONALES REFLEJAN EN LA SOCIEDAD LO QUE HAN APRENDIDO EN LAS AULAS

¿Qué sucede?, ¿Por qué fallan tanto las instituciones, las personas? Creemos que es de suma importancia señalar que el problema latente sigue siendo este: la falta de idoneidad de las personas elegidas, de valores, de capacidad. Pablo Ferreiro de Babot, profesor del PAD-Escuela de Dirección de la Universidad de Piura, uno de los primeros profesores que, desde hace más de 40 años, enseña que las personas son el fundamento y razón de ser de las organizaciones y que ha formado, aún lo hace, a decenas de generaciones de directivos en el país, procedentes de instituciones públicas y privadas, está más que autorizado para referirse a este tema.
Elijamos colaboradores idóneos
El doctor Ferreiro nos da una premisa: No importa si una organización es grande o pequeña, el directivo siempre debe elegir colaboradores idóneos. Siendo así, bien podemos referirnos a un gobierno regional, a una municipalidad, a una empresa pública o privada o a una microempresa. “No hace falta que la organización (empresa) sea grande o pequeña: lo mínimo que se le puede exigir a un directivo de casi cualquier organización es que elija colaboradores idóneos en cuanto a las competencias llamadas ‘hard’ o vinculadas al negocio de que se trate (resultados), y las ‘soft’ o habilidades blandas), aquellas relacionadas al mando sobre personas (trato) o sus firmas. Habrá unos puestos que requieran una calificación sobresaliente en las primeras; y, normal, en las segundas; para otros puestos será al revés”.
Entonces, para elegir los colaboradores idóneos, aquellos con competencias ‘hard’ o ‘soft’ necesarias, y adecuadas, la tarea de selección es absolutamente relevante. De hecho, el doctor Ferreiro señala que la del ‘seleccionador’ constituye una profesión bastante prestigiada en los ámbitos nacional e internacional. “Cuando alguien desea contratar personas capaces para ocupar puestos importantes de su estructura suele recurrir a dichos especialistas. Son estos los que realizan el levantamiento del perfil del puesto a cubrir y el de los candidatos interesados en ocuparlo; asimismo, añaden una opinión o pronóstico sobre el ajuste obtenido y la recomendación correspondiente”.
Hasta aquí, ¿los directivos de nuestras instituciones públicas o de los gobiernos regionales, nacionales o locales recurren con frecuencia a este tipo de profesionales?, ¿la oficina de recursos humanos, de personal, cuenta con un equipo seleccionador capaz ética y técnicamente? Si la respuesta es “ninguna de las anteriores”, ¿ya es momento de hacerlo, no?
Filtros para la selección
¿En qué punto inicia la selección de personal?, ¿dónde se deben poner los primeros filtros: en los partidos, en las instituciones públicas, en la selección de personal en la misma oficina de Recursos humanos?, ¿cómo inicia el proceso?

Al respecto, el doctor Pablo Ferreiro señala: “Los filtros o cautelas que hay que aplicar o seguir son comunes a multitud de organizaciones; pero, hay que ser más exhaustivos según vaya aumentando la responsabilidad del puesto que se desea cubrir. Es más grave un error de contratación al elegir una persona para que ocupe un puesto de una empresa u organización de carácter público que privado. Sin embargo, resulta paradójico que haya más errores y menos controles en las instituciones públicas”.
Quizá aquí se explica por qué “hay falta de calibre profesional y moral de algunas de nuestras autoridades, a juzgar por los cuadros que contratan, que, con frecuencia, a pocas horas de su nombramiento ya son objeto de denuncias, gracias al buen trabajo (gratuito) de bastantes medios de opinión. Seguramente, saldría más barato contratar a sus periodistas, invitándoles a seleccionar a los altos funcionarios. Así, también se ahorrarían algunos sofocones que pueden terminar en juicios y en prisión (no estamos hablando de otros planetas)”, indica el experto en Gobierno de personas y en motivaciones trascendentes.
En suma, indica, hace falta un análisis concienzudo y de calidad de la información disponible, en cuanto a cantidad y verosimilitud.
La promoción interna, una buena opción
El doctor Ferreiro, uno de los docentes pioneros de temas de recursos humanos y gobierno de personas en la UDEP, también refiere: “Una buena regla muy aquilatada por el tiempo y, por lo tanto, por la experiencia es que los ascensos provengan normalmente de la promoción interna. Encierra una gran sabiduría el dicho: ‘quien mal anda mal acaba’. Por ello, si se lleva con orden el expediente personal de cada funcionario, es fácil repasar la trayectoria de cada uno, antes de ni siquiera aceptar su candidatura: la proponga quien la proponga”.

SI NO TE DIVIERTES ENSEÑANDO, DEDÍCATE A OTRA COSA

Agrega que, esta tarea de promoción interna también tiene, felizmente, su base natural en el dicho complementario: ‘El que bien anda bien acaba’ (no tan famoso como el anterior, no porque no encierre una gran verdad, sino por la falta de casos ejemplares, que, seguro que los hay, no son suficientemente promocionados por quienes les corresponde hacerlo (medios de comunicación, periodistas, etc.). Además, deben ser publicados con antelación los currículos (hojas de vida), fiables (ello dependerá, en buena parte, de qué medios o periodistas los presentan y quién financia la publicidad). ¡Qué paraíso de fe pública (oxígeno) entraría a tallar versus el smog (corrupción) que nos asfixia! 
Evaluación de 720 grados y renovación por tercios
Otra excelente alternativa, para que una organización vaya ‘purgando’ sus malos elementos y asegurando sus mejores talentos, es la evaluación pública anual (de 360º o, mejor, de 720º). Esta debe ser realizada por “organizaciones o expertos de reconocida trayectoria (universidades públicas o privadas de solvencia moral: conocidas por todo, menos por los responsables de la selección)”. Lamentablemente, pocas veces se acude a este tipo de instituciones serias y calificadas: “a veces pareciera como si los  más exitosos pillos del Perú fueran los encargados de elegir a sus sucesores. Ciertamente, aquí no cabe decir que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia…”, comenta el profesor del PAD de la UDEP.
Agrega: “La renovación por tercios o mitades de todos los cuerpos de funcionarios es una eficaz medida, aunque los condena a una cierta mediocridad derivada precisamente de la falta de continuidad. Si cada vez que un empleado de un organismo público fuera condenado, tras un juicio sumario, también lo fuera la autoridad que lo nombró, en 3 años ya se habrá renovado la calidad ética (profesional y moral) de los cuerpos oficiales (se supone que el Poder judicial y, ojalá también, el político, ya hubieran pasado por este proceso), acota.
Sobre Pablo Ferreiro de Babot
Es profesor del área de Gobierno de personas, en el PAD-Escuela de Dirección de la UDEP y miembro fundador de la misma.
Doctor en Ingeniería Industrial del Politécnico de la Universidad de Madrid, España, con posgrado en Psicología industrial por la Universidad de Barcelona, España.
Asimismo, es consultor, asesor de empresas y miembro de directorio de varias de ellas, especializado en temas de Comunicación, Delegación, Promoción y Capacitación, enfocados bajo el prisma de las motivaciones y necesidades humanas.
Es autor de los libros “El octógono: un diagnóstico completo de la organización empresarial”, “Ética para empresarios”,  otros; y coautor de “Gobierno de personas en la empresa”.
Este contenido ha sido publicado originalmente por Universidad de Piura en la siguiente dirección: udep.edu.pe
La entrada PABLO FERREIRO: FUNCIONARIOS PÚBLICOS ¿CÓMO ELEGIR A LOS MEJORES? se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.

DAVID A. SOUSA: LAS EMOCIONES JUEGAN UN PAPEL MUY IMPORTANTE EN EL APRENDIZAJE

El Dr. David Sousa licenciado en Química con una maestría en artes en la enseñanza de las ciencias de la Universidad de Harvard y un doctorado de la Universidad de Rutgers, es el autor de unos 15 libros de ciencia, educación y la investigación del cerebro; que sugieren formas en que los educadores y padres de familia pueden traducir la investigación actual del cerebro para mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje (Casa del Libro, Neurociencia Educativa), que creemos muy importante leer.
Gracias a La Revista Para el Aula del Siglo XXI, EDUCACIÓN 3.0, que publica una entrevista al Dr. Sousa, y que compartimos con fines únicamente educativos- pastorales, creemos de mucha utilidad en la educación conocer porqué el entrevistado opina que cuanto más se sepa sobre cómo aprende el cerebro, más dominio se tendrá en la enseñanza y porqué es necesario incluir la neurociencia en sus cursos.

¿Qué tan importante será que los profesores sepan conectar el objetivo de aprendizaje con las emociones? ¿Cree Usted que la tecnología educativa puede alejar de un aprendizaje efectivo? ¿Qué opinión le merece esta entrevista?
David A. Sousa: “Es más probable recordar algo nuevo cuando conecta con las emociones”
Consultor educativo internacional y autor de más de una docena de libros como ‘Neurociencia educativa’ o ‘Cómo aprende el cerebro’, David A. Sousa reflexiona en esta entrevista sobre el papel que juega el cerebro en la educación. Según su opinión, la neurociencia educativa ayuda a entender diversas maneras de abordar el aprendizaje de los estudiantes.

¿Por qué es tan importante conocer el funcionamiento y la estructura del cerebro?
Los maestros intentan cambiar el cerebro humano todos los días. No se trata de pedirles que se conviertan en neurocientíficos pero, cuanto más sepan sobre cómo aprende el cerebro, más éxito tendrán en la enseñanza.
¿Se tiene en cuenta hoy en día en los centros educativos?
Sí, pero muy poco. Los educadores están empezando ahora a conocer los estudios sobre cómo aprende el cerebro. Esta información debería formar parte de la base de conocimiento de todos los maestros. Por ello, estamos trabajando duro para actualizar las aulas, sobre todo, para conseguir que los profesores de las universidades educativas incluyan la neurociencia en sus cursos.
Cuanto más sepan los docentes sobre cómo aprende el cerebro, más éxito tendrán en la enseñanza.
¿Dónde y por qué se produce el aprendizaje en el cerebro?
Son muchas las partes del cerebro que se activan durante el proceso de aprendizaje. La parte frontal (lóbulo frontal) es la responsable de la atención, la memoria activa, la resolución de problemas y la toma de decisiones. El centro profundo del cerebro (sistema límbico) procesa las emociones y decide qué aprendizaje se codificará en la memoria a largo plazo. La información sensorial se procesa a través de otras áreas.
¿Qué aporta la neuroeducación al proceso de enseñanza-aprendizaje?
A medida que los investigadores hacen nuevos descubrimientos sobre cómo el cerebro aprende, los educadores pueden decidir si cualquiera de esos descubrimientos se traducen en estrategias de enseñanza más eficaces.

¿Propiciaría una educación individualizada que respetara los ritmos de cada alumno?
A medida que la población estudiantil se diversifica en cultura, idiomas y habilidades, los maestros necesitan diferenciar su instrucción para satisfacer las necesidades individuales de sus estudiantes. La neurociencia educativa les ayuda a entender diversas maneras de abordar el aprendizaje de los estudiantes.
La neurociencia educativa ayuda a los maestros a entender diversas maneras de abordar el aprendizaje de los estudiantes.
¿Qué cambios serían necesarios en el proceso de evaluación actual?
Deberíamos hacer evaluaciones formativas con frecuencia para comprobar la comprensión del estudiante y su progreso hacia el objetivo de aprendizaje. Así, los profesores podrían adaptar la enseñanza. Además, deberíamos centrarnos menos en una evaluación sumativa —esas pruebas ‘de alto riesgo’ al final de la unidad—, con la que poco se puede hacer para mejorar el aprendizaje de los alumnos una vez terminada la lección.
¿Y en otros aspectos (entorno físico, modo de trabajo…)?
En cuanto al ambiente físico, éste debería ser un lugar donde los estudiantes se sientan físicamente seguros y tengan suficiente espacio para poder moverse por el aula durante la lección. El movimiento es un factor importante para generar aprendizajes, así como para activar la memoria.
El movimiento es un factor importante para generar aprendizajes, así como para activar la memoria.
¿Qué papel desempeñan las emociones en el aprendizaje?
Las emociones juegan un papel muy importante en el aprendizaje. Las dos estructuras cerebrales responsables de crear recuerdos a largo plazo se encuentran en la parte emocional (límbica) del cerebro. Por eso recordamos las mejores y peores cosas que nos han pasado. Siempre que los maestros puedan conectar el objetivo de aprendizaje con las emociones, habrá una mayor probabilidad de que los estudiantes recuerden el nuevo aprendizaje.
¿Qué rol juega la tecnología en este contexto?
La influencia de la tecnología en el proceso de enseñanza-aprendizaje es complicada. La tecnología puede ser útil, por ejemplo, cuando permite a los estudiantes ver lo que están aprendiendo aplicado al mundo real, o ponerse en contacto con estudiantes de otras partes del mundo para obtener sus puntos de vista sobre los temas tratados en el aula. Sin embargo, la tecnología también puede alejarnos de un aprendizaje efectivo cuando se convierte en el foco de la lección, en lugar de asistir al logro del objetivo real de la lección.
Este contenido ha sido publicado originalmente por Educación 3.0 en la siguiente dirección: educaciontrespuntocero.com
La entrada DAVID A. SOUSA: LAS EMOCIONES JUEGAN UN PAPEL MUY IMPORTANTE EN EL APRENDIZAJE se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.