Orientaciones para la Evaluación Formativa de las competencias en el aula

En las tendencias pedagógicas contemporáneas, la idea de evaluación ha evolucionado significativamente. Ha pasado de comprenderse como una práctica centrada en la enseñanza, que calificaba lo correcto y lo incorrecto, y que se situaba únicamente al final del proceso, a ser entendida como una práctica centrada en el aprendizaje del estudiante, que lo retroalimenta oportunamente con respecto a sus progresos durante todo el proceso de enseñanza y aprendizaje.

La evaluación, entonces, diagnóstica, retroalimenta y posibilita acciones para el progreso del aprendizaje de los estudiantes.

¿Qué enfoques sustentan la evaluación de los aprendizajes?
En el Currículo Nacional de la Educación Básica se plantea para la evaluación de los aprendizajes el enfoque formativo. Desde este enfoque, la evaluación es un proceso sistemático en el que se recoge y valora información relevante acerca del nivel de desarrollo de las competencias en cada estudiante, con el fin de contribuir oportunamente a mejorar su aprendizaje.
Una evaluación formativa enfocada en competencias busca, en diversos tramos del proceso:

Valorar el desempeño de los estudiantes al resolver situaciones o problemas que signifiquen retos genuinos para ellos y que les permitan poner en juego, integrar y combinar diversas capacidades.
Identificar el nivel actual en el que se encuentran los estudiantes respecto de las competencias con el fin de ayudarlos a avanzar hacia niveles más altos.
Crear oportunidades continuas para que el estudiante demuestre hasta dónde es capaz de combinar de manera pertinente las diversas capacidades que integran una competencia, antes que verificar la adquisición aislada de contenidos o habilidades o distinguir entre los que aprueban y no aprueban.

¿Qué se evalúa?
Desde un enfoque formativo, se evalúan las competencias, es decir, los niveles cada vez más complejos de uso pertinente y combinado de las capacidades; tomando como referente, los estándares de aprendizaje. Porque describen el desarrollo de una competencia y definen qué se espera logren todos los estudiantes al finalizar un ciclo en la Educación Básica. En ese sentido, los estándares de aprendizaje constituyen criterios precisos y comunes para comunicar no solo si se ha alcanzado el estándar, sino para señalar cuán lejos o cerca está cada estudiante de alcanzarlo.
Tal vez le interese leer el siguiente artículo: ¿Qué es la Evaluación Formativa y cómo ocurre?
¿Para qué se evalúa?
Los principales propósitos de la evaluación formativa son:
A nivel de estudiante

Lograr que los estudiantes sean más autónomos en su aprendizaje al tomar conciencia de sus dificultades, necesidades y fortalezas.
Aumentar la confianza de los estudiantes para asumir desafíos, errores, comunicar lo que hacen, lo que saben y lo que no.

A nivel de docente

Atender a la diversidad de necesidades de aprendizaje de los estudiantes brindando oportunidades diferenciadas en función de los niveles alcanzados por cada uno, a fin de acortar brechas y evitar el rezago, la deserción o la exclusión.
Retroalimentar permanentemente la enseñanza en función de las diferentes necesidades de los estudiantes. Esto supone modificar las prácticas de enseñanza para hacerlas más efectivas y eficientes, usar una amplia variedad de métodos y formas de enseñar con miras al desarrollo y logro de las competencias.

Condiciones para evaluar el desarrollo de la competencia en el proceso de enseñanza y aprendizaje.
1. Comprender la competencia por evaluar

Consiste en asegurar una comprensión cabal de la competencia: su definición, significado, las capacidades que la componen, su progresión a lo largo de la Educación Básica y sus implicancias pedagógicas para la enseñanza.

2. Analizar el estándar de aprendizaje del ciclo

Consiste en leer el nivel del estándar esperado y compararlo con la descripción del nivel anterior y posterior. De esta comparación podemos identificar con más claridad las diferencias en la exigencia de cada nivel. Esta información permitirá comprender en qué nivel se puede encontrar cada estudiante con respecto de las competencias y tenerlo como referente al momento de evaluarlo.

3. Seleccionar o diseñar situaciones significativas

Consiste en elegir o plantear situaciones significativas que sean retadoras para los estudiantes. Estas situaciones pueden consistir, por ejemplo, en describir un fenómeno, generar conocimiento explicativo de un fenómeno, discutir o retar a mejorar algo existente, recrear escenarios futuros, crear un nuevo objeto, comprender o resolver una contradicción u oposición entre dos o más conclusiones, teorías, enfoques, perspectivas o metodologías.

Además, deben permitir que los estudiantes pongan en juego o apliquen una serie de capacidades, evidenciando así los distintos niveles del desarrollo de las competencias en los que se encuentran. Estas evidencias pueden ser recogidas a través de diversas técnicas o instrumentos como, por ejemplo, la observación directa o indirecta, anecdotarios, entrevistas, pruebas escritas, portafolios, experimentos, debates, exposiciones, rúbricas entre otros.

4. Utilizar criterios de evaluación

Se construyen instrumentos de evaluación de competencias cuyos criterios están en relación con las capacidades de las competencias. Las capacidades son los atributos estrictamente necesarios y claves para observar el desarrollo de la competencia de los estudiantes.

5. Utilizar criterios de evaluación para construir instrumentos

Esta forma de evaluar nos permitirá una evaluación holística y analítica de la competencia de los estudiantes, porque nos permitirá observar no una capacidad de manera aislada, sino en su combinación con otras.
“Se requieren instrumentos de evaluación que hagan visible la combinación de las capacidades al afrontar un desafío y que estas se precisen y describan en niveles de logro”.

Orientaciones para la evaluación formativa de las competencias en el aula
1. Comunicar a los estudiantes en qué van a ser evaluados y los criterios de evaluación

Consiste en informar a los estudiantes desde el inicio del proceso de enseñanza y aprendizaje en qué competencias serán evaluados, cuál es el nivel esperado y cuáles los criterios sobre los cuales se les evaluará. Es decir, especificar qué aprendizajes deben demostrar frente a las diferentes situaciones propuestas. Esta comunicación será diferenciada de acuerdo con la edad de los estudiantes y puede ir acompañada de ejemplos de producciones de Estudiante que den cuenta del nivel de logro esperado.

2. Valorar el desempeño actual de cada estudiante a partir del análisis de evidencias
La valoración del desempeño se aborda desde la perspectiva del docente y del estudiante:

Para el docente: La valoración del desempeño signica describir lo que es capaz de saber hacer el estudiante a partir del análisis de la evidencia recogida: qué saberes pone en juego para organizar su respuesta, las relaciones que establece, cuáles son los aciertos y los errores principales cometidos y sus razones probables. Este análisis implica, además, comparar el estado actual del desempeño del estudiante con el nivel esperado de la competencia al nal del ciclo y establecer la distancia existente. Esta información le sirve al docente para realizar una retroalimentación efectiva al estudiante y también para corregir o ajustar la enseñanza misma.

3. Valorar el desempeño actual de cada estudiante a partir del análisis de evidencias

Para el estudiante:  Se autoevalúa usando los mismos criterios para identificar dónde se encuentra con relación al logro de la competencia. Esto le permite entender qué significan las descripciones de los niveles de un modo más profundo que si solo leyera una lista de ellos. Además, le ayuda a incrementar la responsabilidad ante su propio aprendizaje, establecer una relación de colaboración y confianza entre el docente, sus pares y él, y comprender que el nivel esperado de la competencia está a su alcance.

4. Retroalimentar a los estudiantes para ayudarlos a avanzar hacia el nivel esperado y ajustar la enseñanza a las necesidades identificadas

La retroalimentación: Consiste en devolver al estudiante información que describa sus logros o progresos en relación con los niveles esperados para cada competencia. Esta información le permite comparar lo que debió hacer y lo que intentó lograr con lo que efectivamente hizo. Además, debe basarse en criterios claros y compartidos, ofrecer modelos de trabajo o procedimientos para que el estudiante revise o corrija.
“Retroalimentar consiste en otorgar un valor a lo realizado en relación con los niveles esperados, y no en brindar elogios o críticas sin sustento, que no orienten sus esfuerzos con claridad o que los puedan distraer de los propósitos centrales”.
La retroalimentación permite a los docentes prestar más atención a los procedimientos que emplean los estudiantes para ejecutar una tarea, las dificultades y avances que presentan. Con esta información pueden ajustar sus estrategias de enseñanza para satisfacer las necesidades identificadas en los estudiantes y diseñar nuevas situaciones significativas, replantear sus estrategias, corregir su metodología, replantear la manera de relacionarse con sus Estudiante, saber qué debe enfatizar y cómo, entre otros, de modo que permita acortar la brecha entre el nivel actual del estudiante y el nivel esperado. Por ello, se deben considerar las siguientes actividades:

Atender las necesidades de aprendizaje identificadas.
Brindar oportunidades diferenciadas a los estudiantes.
Desarrollar la capacidad de autoevaluar el propio desempeño.

Recomendamos a la Comunidad Educativa Digital tener en cuenta que, el enlace y/o la carpeta en donde están alojados los libros, recursos y/o materiales, no es administrado por la Web del Maestro CMF, pueda ser que en cuestión de días (o según el tiempo transcurrido desde su publicación), los enlaces no funcionen y el material ya no se encuentre disponible. Gracias por su comprensión.
ENLACE DE LECTURA:
¡Comparte y así más docentes utilizarán estos recursos gratis! Muchas gracias.
ENLACE 1: ORIENTACIONES PARA LA EVALUACIÓN FORMATIVA DE LAS COMPETENCIAS EN EL AULA
ENLACE 2: LA EVALUACIÓN FORMATIVA O CONTINUA

Descargas Manuales PDF
PEDAGOGÍAActividades para educación inicial / infantil en fichas imprimiblesWeb del Maestro CMF12 marzo, 2020

La entrada Orientaciones para la Evaluación Formativa de las competencias en el aula se publicó primero en Web del Maestro CMF.

Norma Técnica y Orientaciones Pedagógicas 2020 – Ministerio de educación

Norma técnica Orientaciones para el desarrollo del año escolar 2020 en Instituciones Educativas y Programas Educativos de la Educación Básica, busca orientar a los equipos directivos y demás integrantes de la comunidad educativa de las instituciones educativas y programas educativos de Educación Básica en las acciones que garanticen el desarrollo óptimo del período lectivo 2020 y promueven el acceso, la trayectoria oportuna, el logro de aprendizajes y el desarrollo integral de las y los estudiantes, a través del liderazgo pedagógico de la directora o director de la Institución Educativa, responsable del programa o quien haga sus veces -en adelante directivos-, en concordancia con lo regulado a nivel sectorial. (La norma puede descargarla al final de la publicación).
Hoy en día existe en el ámbito de la pedagogía un consenso sólido sobre qué aspectos son indispensables en el proceso de enseñar y aprender a actuar de manera competente:

El punto de partida: todo proceso pedagógico dirigido a desarrollar competencias necesita partir de situaciones significativas, capaces de generar interés y disposición para aprender; además de recuperar saberes previos y generar el conflicto cognitivo en los estudiantes.
La conducción del proceso: el despliegue del proceso pedagógico mismo necesita a su vez plantearse desde la perspectiva del aprender haciendo, promover el trabajo cooperativo y estimular el desarrollo del pensamiento complejo, para posibilitar a los estudiantes construir conocimientos nuevos.
El docente, asimismo, debe saber mediar el progreso de los estudiantes hacia las competencias esperadas y posibilitarles aprender del error.

La tutoría es un rol del docente que consiste en promover el bienestar de sus estudiantes, fortaleciendo sus competencias socioemocionales y su capacidad reflexiva. Esto requiere acompañarlos en sus necesidades personales en un clima de confianza, condición indispensable para que la orientación que podamos ofrecerles sea acogida.
El Currículo Nacional ha adoptado el enfoque formativo para la evaluación de los aprendizajes, que concibe la evaluación ya no como un episodio relegado al final del proceso formativo, a modo de comprobación, sino como un proceso sistemático a lo largo del cual se recoge y valora información significativa sobre el avance del estudiante. La ventaja de hacerlo así es obtener información oportuna y útil para mejorar sobre la marcha la enseñanza y el aprendizaje.
Para evaluar desde un enfoque formativo es necesario considerar siete aspectos: comprender la competencia que se va a evaluar, analizar el estándar de aprendizaje del ciclo, seleccionar o diseñar situaciones significativas para evaluar a través de ellas, construir instrumentos, utilizar criterios claros de evaluación, comunicar a los estudiantes en qué van a ser evaluados y con qué criterios, valorar el desempeño actual de cada estudiante analizando las evidencias recogidas y, finalmente, retroalimentar a cada uno para ayudarlos a avanzar hacia el nivel esperado.

Calificar es formular conclusiones descriptivas del nivel de aprendizaje que cada estudiante ha alcanzado, tomando como fundamento las evidencias recogidas a lo largo del periodo que se evalúa. Las conclusiones deben explicar el progreso de cada uno. Se puede realizar por bimestres, trimestres o anualmente. Las conclusiones se relacionan una escala de calificación, común a todas las modalidades y niveles de la Educación Básica, que distingue Logro destacado, Logro esperado, En proceso y En inicio. El informe de progreso de los estudiantes debe basarse en las conclusiones y la calificación obtenida, las mismas que deben registrarse en el SIAGIE.
Este contenido ha sido publicado originalmente por Ministerio de educación (Perú) en la siguiente dirección: repositorio.minedu.gob.pe
Recomendamos a la Comunidad Educativa Digital tener en cuenta que, el enlace y/o la carpeta en donde están alojados los libros, recursos y/o materiales, no es administrado por la Web del Maestro CMF, pueda ser que en cuestión de días (o según el tiempo transcurrido desde su publicación), los enlaces no funcionen y el material ya no se encuentre disponible. Gracias por su comprensión.
ENLACE DE LECTURA:
¡Comparte y así más docentes utilizarán estos recursos gratis! Muchas gracias.
LECTURA: NORMA TÉCNICA ORIENTACIONES PARA EL DESARROLLO DEL AÑO ESCOLAR
LECTURA: ORIENTACIONES PEDAGÓGICAS

Descargas Manuales PDF
PEDAGOGÍACarpeta pedagógica – Inicial, Primaria y SecundariaWeb del Maestro CMF5 marzo, 2020

La entrada Norma Técnica y Orientaciones Pedagógicas 2020 – Ministerio de educación se publicó primero en Web del Maestro CMF.