¿Cómo enseñar a hablar y escuchar en el salón de clases?

El español es el idioma que utilizamos para comunicarnos, en general, y con el cual participamos en el proceso de enseñanza-aprendizaje, en particular. Éste consiste en un conjunto sistémico de signos que empleamos para hablar, escuchar, leer, y escribir.
Este libro está diseñado para atender dos de las cuatro habilidades: hablar y escuchar. En ese contexto, se hace también una reflexión sobre la importancia de las habilidades comunicativas, no sólo como instrumento de trabajo, sino de desarrollo personal y de relación social.

Mejorar dichas habilidades requiere de ciertos conocimientos, actitudes y técnicas que faciliten la relación con nuestros interlocutores. Sin embargo, —a pesar de la importancia y utilidad que tienen— se abordan poco para ser enseñadas en el ámbito académico.

Quizá se deba a que, biológicamente, tanto la lengua oral como la escucha se perciben como “naturales”, en contraste con la adquisición de la lengua escrita y la comprensión lectora, las cuales se conciben como parte de la cultura.
La producción y la comprensión orales se asumen en los hechos como de completo dominio por nuestros docentes e, incluso, por nosotros mismos, aun cuando nos quejemos frecuentemente de que los alumnos “no saben hablar” y que han sido preparados mínimamente en el arte de escuchar.

En la vida académica, la oralidad hace su aparición por lo menos en tres situaciones: en la convivencia cotidiana en el salón de clases; en las explicaciones de los profesores a los alumnos y, en la presentación de exposiciones que los alumnos efectúan sobre un tema a solicitud de los docentes; pero hay una más: entre pares, en la asistencia a congresos, simposios, mesas redondas, debates y un sinnúmero de actividades de la misma índole.
La oralidad está presente también en otros ámbitos como el político, el judicial, el empresarial, el familiar, el social, etcétera. Sin embargo, es prácticamente inexistente la conciencia de lo importante que es el desarrollar en las escuelas las habilidades de hablar y de escuchar; una dolencia que se expresa oficialmente, incluso, en los programas actualizados del Colegio de Ciencias y Humanidades.
Por su parte, la escucha es una actividad básica en la vida social y escolar, por lo que debería ser objeto de un mayor número de actividades específicas en el aula. Con una buena escucha tenemos la posibilidad de captar ideas, examinar argumentos y, por lo tanto, de acordar y refutar en un intercambio de ideas.

En este libro se demuestra que escuchar y oír son dos actividades distintas. Oír es un proceso físico, que puede ser involuntario. Podemos oír las palabras de otra persona sin escucharlas, en cambio, escuchar es una actividad voluntaria, un proceso mental que requiere de cierta disposición.
Para escuchar debemos concentrarnos en quién habla y en qué se dice.
Tabla de Contenidos
Introducción
Capítulo I. El enfoque comunicativo

La comunicación
Antecedentes del enfoque comunicativo
La competencia lingüística, comunicativa y pragmática
El enfoque comunicativo en la actualidad
Niveles de la lengua
Diferencias entre lengua hablada y lengua escrita
Funciones de la lengua
La situación comunicativa de la expresión oral

Capítulo II. La habilidad de hablar

La planeación
La elaboración del guión y del discurso
El diseño de material didáctico
El ensayo o práctica previa
La exposición oral propiamente dicha

Capítulo III. La habilidad de escuchar

La recepción oral
Interferencias en la escucha
Hacerse escuchar

Capítulo IV. Diseño de una conferencia sobre la exposición oral

Esquema
Elaboración del guión
Diseño del material didáctico
Versión final de la presentación diseñada

Conclusiones

Anexo 1: Propiedades textuales
Anexo 2: Marcadores del discurso
Anexo 3: Fases de la planeación
Anexo 4: Recursos lingüísticos de la expresión oral
Anexo 5: El debate

Este contenido ha sido publicado originalmente por EL SABER 21 en la siguiente dirección: elsaber21.com
Recomendamos a la Comunidad Educativa Digital tener en cuenta que, el enlace y/o la carpeta en donde están alojados los libros, recursos y/o materiales, no es administrado por la Web del Maestro CMF, pueda ser que en cuestión de días (o según el tiempo transcurrido desde su publicación), los enlaces no funcionen y el material ya no se encuentre disponible. Gracias por su comprensión.
ENLACE DE LECTURA: 
¡Comparte y así más docentes utilizarán estos recursos gratis! Muchas gracias.
DESCARGA: CÓMO ENSEÑAR A HABLAR Y ESCUCHAR EN EL SALÓN DE CLASES 

Descargas Manuales PDF
Docentes
Educación & Pedagogía
PEDAGOGÍA24 proyectos escolares con el nuevo modelo educativo – Descarga gratuitaWeb del Maestro CMF19 febrero, 2020

La entrada ¿Cómo enseñar a hablar y escuchar en el salón de clases? se publicó primero en Web del Maestro CMF.

32 características que promueven el alto rendimiento dentro del salón de clases

Lograr un salón de clases en el que se promueva un alto rendimiento dependerá en gran medida de implementar las 32 características que detallamos a continuación.
Promover el alto rendimiento dentro del aula de clases es un proceso que requiere de la intervención de numerosos factores, que van desde los propios docentes o estudiantes, hasta las formas de acceso a los contenidos, las necesidades de los jóvenes, los objetivos de la educación, etc. Evaluando cada una de estas variables, el Blog de Javier Tourón, elaboró un listado con las 32 características que fomentan el alto rendimiento dentro del salón de clases.

32 características de las clases que promueven un alto rendimiento
Esta entrada apareció originalmente en te@chthought escrita por Terry Heick. Tiene bastante interés y su contenido no ha “caducado” en absoluto, por eso he decidido incluirla aquí.
Es útil para que profesores, directores o padres analicen cómo son las clases que promueven o en las que están sus hijos. Puede actuar a modo de lista de control para “visualizar” el tipo de ambiente de aprendizaje en el que nos movemos. Su contenido es aplicable a cualquier materia, nivel educativo, entorno, etc. Espero que os resulte de interés. Agradezco a Terry su autorización para traducirla.

Demanda cognitiva
1. El rigor es omnipresente, desde que suena la campana y se realiza un examen hasta cualquier tipo de rendición de cuentas y evaluación
2. Los estudiantes generan ideas originales de fuentes de información aparentemente dispares
3. Los estudiantes revisan las ideas de manera consistente, el pensamiento y las ideas erróneas generales (por ejemplo, a través de un portfolio digital)
4. Los hábitos de pensamiento se valoran sobre la “competencia” demostrada
Evaluación
5. Se requiere transferencia para demostrar el dominio
6. Los datos se extraen y visualizan fácilmente
7. Los estándares académicos y la evaluación se complementan entre sí
8. Hay oportunidad para que los estudiantes demuestren lo que saben (más que simplemente que tengan éxito o fracasen en demostrar lo que se les pide en el examen)
La integración de la tecnología
9. La tecnología conecta a los estudiantes con contenidos y comunidades reales
10. Las experiencias de aprendizaje personalizado se logran a través de una variedad de sistemas móviles, juegos, o aprendizaje auto-dirigido
11. La tecnología crea oportunidades de aprendizaje imposibles sin ella
12. La tecnología es un medio, no un fin
Mapeo curricular
13. Currículo absorbe y se adapta de forma natural a las fuentes de datos
14. El mapa curricular es dinámico y cambiante en respuesta a los datos y circunstancias
15. Hay clara prioridad en los estándares académicos (no todos los estándares son iguales)
16. Existe una clara evidencia de la liberación gradual del modelo de Responsabilidad

Planificación de las lecciones
17. Las plantillas de planificación de la lección sirven al pensamiento del estudiante, no a aspectos del distrito “no negociables”
18. La Taxonomía de Bloom (u otras taxonomías de aprendizaje relacionadas) son utilizadas para ayudar a los estudiantes a pasar diariamente de un pensamiento básico a un pensamiento complejo
19. Los datos son de aplicación inmediata y significativa para revisar la instrucción planificada
20. Existe una clara evidencia del diseño ‘hacia atrás’
Posibilidades de elección por el estudiantes
21. El aprendizaje es conducido por las preguntas del estudiante en lugar de las del profesor
22. La capacidad para el aprendizaje auto-dirigido se extiende, más allá del contenido, a las formas de evaluación, las fuentes de la investigación, la tecnología de aprendizaje, los temas y las preguntas esenciales
23. Las vías de aprendizaje pueden ser auto-dirigidas por estudiantes ambiciosos
24. Los estudiantes reconocen y pueden articular su propio papel en el proceso de aprendizaje en un momento dad
Gestión del Aula 
25. Las expectativas son claras
26. La disciplina es un esfuerzo colectivo: compañeros, colegas, la administración y la familia
27. Lo justo no siempre significa igualdad
28. El ”comportamiento” comienza con conciencia de sí mismo y autoestima, que debe ser alentado y modelado
Apoyo al Estudiante
29. Los estudiantes tienen opción de demostrar su comprensión
30. Hay modelos de ejemplo accesibles a los estudiantes de todo el trabajo y las actividades importantes
31. Los estudiantes son responsables ante sus compañeros, familias, organizaciones y comunidades, no tú
32. Los niveles de alfabetización de los estudiantes se tienen en cuenta en la planificación de la instrucción

Este contenido ha sido publicado originalmente por Javier Tourón en la siguiente dirección: javiertouron.es

Consejos
Docentes
PEDAGOGÍALos 10 rasgos del líder pedagógicoWeb del Maestro CMF26 diciembre, 2019

La entrada 32 características que promueven el alto rendimiento dentro del salón de clases se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.