[JORGE LÓPEZ-GUZMÁN] CÓMO TRANSFORMAR LAS CLASES EN ÚNICAS E IRREPETIBLES

La neurociencia ha demostrado que una de las mejores formas para que el cerebro aprenda es cuando se emociona y divierte. Muchas de las cátedras que se dan en las escuelas y colegios han perdido su esencia de ser únicas e irrepetibles, a pasar a ser aburridas y monótonas, por lo que docentes y estudiantes se encuentran en constantes desafíos por apropiar conocimiento que posteriormente va a ser evaluado mediante un examen u otro método coercitivo que permita ser el resultado de lo aprendido o desaprendido durante un tiempo determinado.

Por lo tanto, los docentes deben ser cada día más creativos, buscar la forma de que por más compleja y complicada que sea una temática, pueda ser emocionante y divertida dentro y fuera de las aulas. Ya que uno de los mayores factores de deserción escolar es que los estudiantes perciben que lo que aprenden no tiene ninguna aplicabilidad en su cotidianidad y contexto.

En este sentido, cada clase debe servir como escenario de vinculación del conocimiento a la realidad, entendiendo que no hay mayor virtud de un docente que hacer de sus clases únicas e irrepetibles, y no porque nadie las entienda por la complejidad del lenguaje o porque no tengan ningún valor simbólico para sus estudiantes. En este sentido, establecer una clase como única e irrepetible deberá como mínimo contemplar tres aspectos:

Vincular a los estudiantes en todo momento en la clase, o sea que la temática que se esté trabajando tenga un enfoque participativo, donde no solo el estudiante trabaje en grupos o salga al tablero, sino que pueda interactuar con su entorno más cercano de acuerdo a la temática. Conllevando a que el proceso de aprendizaje sea horizontal, más que vertical, y los estudiantes tengan la posibilidad de generar sus propias hipótesis y conclusiones desde la interacción social que generen, ya sea con un objeto, una institución, una persona o un ser vivo.
Trabajar interdisciplinarmente las temáticas es algo que permitirá al docente poder innovar y además presentarle al estudiante desde una disciplina distinta un fenómeno específico. Poder trabajar desde el teatro, la música, la pintura, el deporte, temas de la física, la química, la biología, las ciencias sociales, entre otras disciplinas. Al lograr la interdisciplinariedad los docentes podrán lograr que los estudiantes hayan comprendido que el conocimiento no es fragmentario, sino asociativo, permitiéndoles comprender, analizar e investigar desde varias miradas acordes a sus necesidades y gustos.
Construir cualquier tipo de idea, objeto o experimento como resultado de la temática trabajada, será la mejor forma de comprender el conocimiento más allá de las aulas, teniendo en cuenta que puede ser con la utilización de objetos sin algún costo que se encuentren en los entornos de las escuelas o colegios, permitiendo que los estudiantes se apropien el conocimiento no solo conceptualmente, sino empíricamente. En donde el docente deberá tener el ingenio para que cada temática pueda representarse al final de una u otra forma, puede ser con un prototipo, una obra de teatro, un juego didáctico, un baile, una canción, un poema, una pintura, entre muchas otras innovaciones que pueden ser el resultado del trabajo entre los estudiantes y docentes.

Todo lo que se ha expuesto en este artículo puede ser realizado desde cualquier área del conocimiento, cualquier tipo de escuela o colegio, con herramientas tecnológicas o sin ellas. Lo único que se necesita es la disposición del docente para volver sus clases únicas e irrepetibles y que sus estudiantes se emocionen y diviertan, volviendo las aulas de clases un lugar alegría y júbilo.

Autor: Jorge A. López-Guzmán
Politólogo, Antropólogo, Especialista en Gobierno y Políticas Públicas, Maestrante en Gobierno y Políticas Públicas.
Universidad del Cauca. Popayán, Colombia.
lopezg@unicauca.edu.co

.
La entrada [JORGE LÓPEZ-GUZMÁN] CÓMO TRANSFORMAR LAS CLASES EN ÚNICAS E IRREPETIBLES se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.

[JORGE LÓPEZ-GUZMÁN] CÓMO FORMAR NIÑOS Y NIÑAS CRÍTICOS EN LAS AULAS DE CLASE

Cautivar a los estudiantes en las aulas de clase es cada vez más difícil, los docentes deben enfrentarse a los bancos de información y conocimiento que se encuentran sin restricciones, ni limitaciones en la era digital, y que los estudiantes consumen directa e indirectamente, construyéndose certidumbres sin previa reflexión crítica y/o analítica, conllevando a una castración de la curiosidad y la imposibilidad de soñar desde las aulas, lugares que deben ser concebidos como los bastiones de edificación de alternativas a las imposiciones histórico-culturales y político-económicas.

En este sentido, una de las principales tareas de los docentes es poder formar críticamente a sus estudiantes, concibiendo las aulas de clase como escenarios de formación socio-política, que permitan afrontar los diferentes contextos con herramientas de construcción y transformación. Es así como se proponen los siguientes cuatro postulados como una caja de herramientas para el desarrollo reflexivo y crítico de los niños y niñas.

Toda idea, teoría, historia y/o hipótesis que se exponga por parte de los docentes, debe ser reflexionaba desde el punto de vista de los niños y niñas, de modo que expresen su argumentación sobre la pertinencia y relevancia de tal conocimiento en las aulas de clase, su relación con su formación académica y la concordancia con sus contextos, permitiendo que los estudiantes no solo aprendan lo expresado por el docente, sino que lo puedan deliberar y posteriormente legitimarlo.
Todo texto que se lea en las diferentes aulas de clase, debe ser cuestionado desde sus conceptos principales hasta las presunciones finales, permitiendo que los niños y niñas puedan ir más allá del texto, y forjen lazos horizontales entre los argumentos de los autores y sus propias explicaciones.
Toda investigación, exposición o taller que se realice en las aulas de clase, sobre una temática en específico, debe ser relacionada con el contexto inmediato de cada uno de los niños y niñas, así podrán relacionar su cotidianidad con lo aprendido en las clases. Entendiendo que todo ambiente fuera de las aulas puede ser concebido como un recinto propicio para experimentar y aprender.
Todo resultado o efecto, tangible o intangible, posterior a un trabajo en clase o actividad extracurricular, debe ser socializado por los niños y niñas, permitiendo una continua retroalimentación entre los estudiantes. Además de brindarles la opción de convertirse en pequeños docentes para sus compañeros.

Por lo tanto, la principal preocupación en la actualidad en las aulas debe ser el estudio y análisis de la invisibilización de la reflexión y la crítica de los niños y niñas en los procesos de aprendizaje y prácticas pedagógicas, lo que termina impidiendo que los contenidos, exámenes, notas, prácticas, sean irrelevantes, ya que no permiten vislumbrar el verdadero sentido del aprendizaje en las aulas, donde la reciprocidad de conocimientos esté transversalizada por los sentimientos y emociones, que decante  el docente, en la curiosidad y la sorpresa, en cada momento y situación de aprendizaje.
En consecuencia, los cuatro postulados anteriormente expuestos buscan que los docentes establezcan una relación horizontal con sus estudiantes, y permitan en este caso que niños y niñas dejen su rol de recibir y absorber información y conocimiento, y también creen y reproduzcan sus propias ideas y experiencias.

Autor: Jorge A. López-Guzmán
Politólogo, Antropólogo, Especialista en Gobierno y Políticas Públicas, Maestrante en Gobierno y Políticas Públicas.
Universidad del Cauca. Popayán, Colombia.
lopezg@unicauca.edu.co

.
La entrada [JORGE LÓPEZ-GUZMÁN] CÓMO FORMAR NIÑOS Y NIÑAS CRÍTICOS EN LAS AULAS DE CLASE se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.

[JORGE LÓPEZ-GUZMÁN] MANIFIESTO POR LA REIVINDICACIÓN DE LOS SUEÑOS EN LAS AULAS DE CLASE

El presente manifiesto propende por la reivindicación de los sueños de los estudiantes y docentes en las diferentes aulas de clase, donde los exámenes, trabajos y calificaciones sean vistos como secundarias, ya que lo fundamental será determinado por los diferentes sueños que se van configurando a través de los años en las diferentes asignaturas.

Por lo tanto, el mayor desafío que se debe afrontar es cambiar el mundo desde las aulas, donde estudiantes y docentes conciban sus sueños como el mayor impulso para forjar cambios estructurales en sus contextos y cotidianidades, entendiendo que las aulas de clase son el lugar más representativo de la opresión u liberación del espíritu humano.
Es así como cada estudiante desde sus ideas y reflexiones debe ser estimulado a cambiar el mundo, y ese mundo por cambiar empieza por valorar y reivindicar los sentimientos y emociones dentro de las aulas. No es posible un proceso educativo o práctica pedagógica sin la reivindicación de los sueños colectivos e individuales, y esto se logra cuando se conjuga el conocimiento con las conmociones.

Por ende, los docentes deben conocer las realidades de sus estudiantes si desean que el proceso de enseñanza-aprendizaje tenga como resultado que cada clase sea única e irrepetible, siendo más que una clase magistral, una narración de historias fabulosas que oscilen entre la realidad y la fantasía e inciten a soñar a los estudiantes, esa debe ser la principal razón de la dedicación a la docencia, poder enseñar a soñar, reivindicar los sueños y brindar algunos elementos para que el estudiante en su trasegar diario pueda cumplir con ellos.
En consecuencia, no hay lugar más icónico y sublime que un pupitre de clase donde se edifican las subjetividades y experiencias más representativas del niño o niña que se convertirá en adulto, y sus ideas se convertirán en sueños, y esos sueños en el mayor obsequio que un docente le puede brindar a un estudiante. En este sentido, reivindicar los sueños, debe ser una apuesta más allá de lo institucional, donde toda temática debe ser acogida con la mayor gratitud y emoción por parte de los estudiantes, permitiéndoles relacionar su realidad con lo visto en clase.
Finalmente, el presente manifiesto es una invitación para que docentes y estudiantes, pierdan el miedo a soñar en las aulas, no permitan que cada una de las ideas que se vislumbran en el quehacer diario se disipen en medio de la tradicionalidad y la costumbre que imponen las instituciones educativas. Es tiempo de dar un vuelco a los procesos educativos y prácticas pedagógicas, es tiempo de soñar, es tiempo de cambiar el mundo desde las aulas de clase.

Autor: Jorge A. López-Guzmán
Politólogo, Antropólogo, Especialista en Gobierno y Políticas Públicas, Maestrante en Gobierno y Políticas Públicas.
Universidad del Cauca. Popayán, Colombia.
lopezg@unicauca.edu.co

.
La entrada [JORGE LÓPEZ-GUZMÁN] MANIFIESTO POR LA REIVINDICACIÓN DE LOS SUEÑOS EN LAS AULAS DE CLASE se publicó primero en WEB DEL MAESTRO CMF.